Actualizar un ordenador portátil es una tarea muy sencilla y te damos los consejos necesarios para hacer esta actualización, algo que permitirá dar nueva vida a vuestro portátil, rejuveneciéndolo por muy poco dinero.

Todos tenemos un ordenador portátil que ya tiene un tiempo y se le nota, sin lugar a dudas, el paso del tiempo. Empezamos a ver como no va lo bien que cuando lo compramos, el disco duro al ser mecánico es un lastre o la cantidad de memoria RAM se empieza a quedar bastante corta. Es habitual que equipos con tres años, pese a tener un buen hardware, empiezan a flaquear por la parte del disco duro, que seguramente en este tiempo seria mecánico y la memoria RAM instalada, que si es DDR3, seguramente será algún kit value con la mínima frecuencia posible.



Este equipo portátil, con una ligera actualización, invirtiendo un poco, tiene mucho que decir. Podemos optar en primer lugar, por cambiar el disco duro mecánico, un lastre en cuanto a velocidad de lectura y escritura y tiempos de acceso a los datos, por un SSD, mucho mejores en rendimiento y que también alargan la vida de la batería por su bajo consumo. La memoria RAM también la podemos cambiar sin mayores problemas, actualizando a memorias con mayores frecuencias y con una cantidad superior, para que el equipo vaya más fino.

Hacer esta actualización es relativamente sencillo. Lo primero que debemos hacer es sobre la mesa en la que vamos a trabajar, poner algún mantel o algo de tela, para evitar rallar la parte superior. Le damos la vuelta al portátil. En la zona inferior podemos encontrar varias zonas separadas con tornillos o una única pieza de plástico, normalmente, que cubre la parte inferior. Retiramos la o las tapas que esconden el hardware. Este proceso es recomendable hacerlo antes de ir a comprar o hacer el pedido de la RAM y el SSD, por si acaso, asegurando que tenemos un puerto SATA y la RAM es DDR3. Si tenemos dudas con la RAM, especifica el tipo en los propios módulos. Este paso es importante porque se podría dar el caso que nuestro portátil solo cuente con un socket SO-DIMM para la RAM.

Respecto al disco duro, no hay problema, porque todos los SSD son de formato 2.5”, así que no deberíamos tener problemas en este campo. Lo que debemos revisar muy bien a la hora de comprar la RAM, es que esta sea del mismo tipo, por ejemplo, si es DDR3, lógicamente tenemos que comprar DDR3, no podemos comprar DDR4, porque el diseño es diferente. Debemos tener en cuenta que en el mercado están las DIMM, que son para placas bases de ordenador de sobremesa y las SO-DIMM, pensadas para portátiles, más pequeñas. Lógicamente, en este punto también existen incompatibilidades, así que debemos asegurarnos bien que estas son de formato SO-DIMM, algo que en las características del producto siempre se especifica.

Lo primero es detectar los componentes, algo bastante sencillo por su forma. Retirarlos es fácil, ya que en el peor de los casos estarán atornillados, algo que con cualquier destornillador Philips, se puede solventar fácilmente. Nosotros empezaríamos por el disco duro, algo que si queremos dar nueva vida a nuestro equipo, es fundamental cambiar. Nosotros os recomendamos el Corsair Force LE200 de 240GB, porque ofrece una lectura de 530MB/s y una escritura de 560MB/s, muy superior a los 80-100MB/s, con suerte, que ofrecen los HDD de 2.5” (suele ser de 50-70MB/s, a no ser que sea de calidad). Esto además ofrece un aumento de la batería, que los SSD suelen consumir una décima parte que un HDD.

Seguidamente, cambiáramos la memoria RAM y aumentaríamos la capacidad. Normalmente, los portátiles de gama de entrada y gama media que usaban DDR3, solían llevar 2-4GB, dependiendo del fabricante, de características sencillas, con las frecuencias básicas, siendo estas lo más habitual los 1066MHz y algunos, con suerte eran de 1200MHz, algo que lógicamente, se queda muy corto. Nosotros hemos buscado un kit que este bien y que de buen rendimiento y hemos optado por las Corsair Vengeance Series 8GB (2x4GB) 1600 MHz CL9, unas memorias con Latencia 9-9-9-24, de excelente rendimiento y que trabajan a 1600MHz, además, ofrecen soporte para la tecnología XMP. Este kit lleva dos módulos, de 4GB cada uno, haciendo un total de 8GB, que darán una nueva vida a nuestro equipo.

Realizar esta actualización es muy sencillo, ya que no se requieren grandes conocimientos, es bastante simple el proceso y por unos 150€, aproximadamente, podemos renovar nuestro equipo de manera sencilla, dándole una nueva vida y aumentado la potencia del mismo. No es necesario comprar un portátil cada dos o tres años, con estas simples mejoras, tenemos equipo para varios años más, sin problemas.


TE RECOMENDAMOS.

Compartir.

Sobre el Autor

Técnico Intermedio en PRL, Técnico Superior en Energías Renovables y en Desarrollo de Productos Electrónicos. Docente de Formación No Reglada. Exigente con el hardware y curioso por naturaleza. Kirchhoff, Maxwell y Thevenin mis maestros y mi pasatiempo el álgebra booleana. Igual te calculo el potencial eólico del viento para un panel fotovoltaico, que te calculo la generación solar de un aerogenerador… o algo así. Stargate es la mejor serie de la historia de la ciencia ficción y lo sabes.