Ir a la barra de herramientas

La privacidad, las redes sociales y la estupidez de las personas

Mostrando 0 respuestas a los debates
  • Autor
    Entradas
    • #8922
      Roberto Solé
      Superadministrador
      @baurk

      Mientras escribo estas líneas se está emitiendo en La Sexta, un nuevo programa-documental donde se habla de nuevas tecnologías, mezclando cosas y dando información errónea. El programa habla sobre la privacidad y que las empresas ganan dinero con nuestros datos y luego hablan de evasión fiscal. Esto para quien no lo entienda, termina significando que con los datos que nosotros colgamos de manera libre en las redes sociales que ellos han creado, ganar dinero y evaden impuestos. Lo cual es falso totalmente. Esto debemos aclararlo.

      Amazon, Facebook, Google y Apple son los protagonistas. Empezamos bien. Google es una empresa tecnología que tiene el buscador más potente del mundo, hace sistemas operativos y diferentes productos tecnológicos y no nos cobra nada, salvo en casos muy concretos que queramos usar herramientas más profesionales. Facebook es una red social donde poder compartir lo que queramos, libremente, nadie viene y nos amenaza con publicar algo, publicamos si queremos. Si mañana me caigo en la calle de bruces y no quiero que nadie lo sepa, no lo público. Amazon es una tienda, que los datos que obtiene se basan en tus búsquedas en Google (la info se la pasaría técnicamente Google) y según nuestras compras y Apple es una empresa tecnológica, que bueno, si la ponemos aquí deberíamos ampliar a Samsung, Lenovo o cualquier empresa tecnológica que pensemos.

      Estamos viviendo en una hipocresía, porque queremos comunicarnos rápido a través de Whatsapp, compartir nuestra comida en Instagram, vacaciones en Facebook, nuestro cabreo en Twitter, saber dónde comer mediante Forsquare o Maps, saltarnos el tráfico o llegar rápido gracias a Maps, ver videos en YouTube sin pagar nada y así la lista suma y sigue.

      Hemos llegando a un punto en que somos gilipollas y no racionalizamos. Nosotros tenemos la potestad de publicar información personal de lo que nos pasa en nuestro día a día, nuestra alimentación, donde vamos o estamos, con quien estamos o lo que pensamos de manera libre, porque si yo no quiero que alguien sepa que estoy cagando (por decirlo rápido y mal), no diré desde mi retrete a las 13:22 que estoy ahí apretando y si lo digo, es porque quiero. Publicamos lo que queremos y luego nos quejamos de la privacidad. La privacidad es el principio de decir a los demás información personal, en el momento que la publicamos en redes sociales, somos bastante inteligentes como para saber que somos nosotros, libremente, quien lo hacemos público, basta de pedir privacidad.

      Volvemos al tema de los videos y fotos sexuales. Hay muchos casos de chicas que han visto filtrados videos sexuales de ellas. Esto se termina con no grabarlos. Estoy en contra de que se difundan estos videos y no los difundo cuando me llegan, pero vamos a dejar de ser hipócritas en este sentido, porque ya sabes que esto puede pasar. Pensar que a mí no me pasara es de idiota, porque es un arma de venganza que le cedes a otra persona y si lo guardas para ti, puedes perder el móvil, te lo pueden hackear o mil historias.

      La excusa de las leyes termina en el momento en que tú, de manera consciente, publicas una información abierta al público termina. Eso se da cuando es información falsa, manipulada o robada, que entra dentro de otro ámbito.
      La intimidad es personal e intransferible y tenemos el derecho a publicar o no cosas. Si yo no quiero que cualquiera sepa que he cenado una pizza de patatas hervidas con chorizo, con no decirlo y no publicar una foto, nadie sabrá que he cenado eso (no lo he hecho, es un ejemplo loco). Lo podemos expandir a ámbitos como ir al servicio, ducharnos, cambiarnos los calcetines, comprar preservativos o un test de embarazo. Si compartimos datos íntimos es porque queremos.

      Amazon se basa en nuestros hábitos o criterios de compra y en los productos que visitamos porque lo vamos a comprar o porque queremos saber su precio en la red o alguna característica, pero, en este aspecto, tenemos tiendas físicas donde ver los mismos o parecidos productos. Es absurdo quejarnos sobre esto. Podemos ir a la tienda del barrio, a una gran superficie o a cualquier otro sitio.

      Voy a plantearos algo. ¿Tenéis tarjeta de cliente de grandes superficies? Tengo la del Carrefour y la del Consum. Cuando voy a comprar a estas tiendas y las pasan obtienen mis datos y me ofrecen ofertas y descuentos personalizados. No lo debéis considerar, pero estamos cediendo información sobre nuestros hábitos de compra. Saben cuándo compramos más, cuales son los productos que compramos, etc, etc. Consum, por ejemplo, cada mes me manda un vale descuento de ‘x’ dinero basado en mis compras y me dice que hay una cantidad determinada de productos que hacen que mi próximo cheque crezca más y son productos que compre habitualmente o parecidos a los que compro o que alguna vez haya comprado.

      Debemos igual hacer una reflexión mucho más profunda al respecto, porque todo lo que hacemos deja rastro, incluso cosas que tenemos asumidas desde hace mucho tiempo, como las tarjetas de cliente, que no las tenemos como que revelamos información personal, sino como tarjetas que nos ofrecen descuentos. Ahora extrapoladlo a Google, Facebook, Instagram, Twitter, Amazon…

Mostrando 0 respuestas a los debates
  • Debes estar registrado para responder a este debate.
Botón volver arriba