Se espera que, salvo las gráficas, los dispositivos electrónicos solventen la escasez de componentes

Según un nuevo informe, la situación de los componentes de PC podría mejorar pronto en términos de oferta y demanda. Pero algunos sectores podrían seguir siendo problemas de suministro hasta cierto punto, como las tarjetas gráficas, que lamentablemente son lso productos que más quieren los usuarios ahora que empeizan a llegar juegos adaptados a la generación de consolas Xbox series X y PlayStation 5.

Según Tom’s Hardware, Counterpoint Research ha publicado recientemente estadísticas sobre los envíos de PC a nivel mundial. Dichos envíos cayeron un 4,3% interanual en el primer trimestre de 2022. Junto a esas estadísticas, se publicó la observación de que la escasez de componentes va a remitir en la segunda mitad de este año. En teoría, deberían de ser buenas noticias si se acaba cumpliendo.

Las tarjetas gráficas serán las últimas en recuperarse de la escasez de componentes

El informe de Counterpoint afirma que desde finales del año pasado, las diferencias entre la demanda y la oferta se han ido reduciendo. Esto normalmente indica que se está acercando el fin de la escasez de suministros en todo el ecosistema. Entre todos los PC y portátiles, se ha reducido la brecha de suministro de los componentes más importantes, como son los circuitos integrados de gestión de la energía, el Wi-Fi y los circuitos integrados de interfaz de E/S.

Se espera que conforme nos acerquemos al segundo semestre de 2022, solo cuatro áreas del mercado de componentes de PC en general seguirán teniendo escasez de oferta. Y de estarlo, únicamente estarán a un 10% de distancia de la demanda, según las estimaciones de Counterpoint. En comparación, en 2021, la oferta era inferior a la demanda hasta en un 20% o incluso un 30% en algunas áreas.

Una de esas áreas problemáticas que podría seguir teniendo una amplia diferencia entre oferta y demanda será la de las GPU. Se prevé que la oferta no cubrirá la demanda incluso a finales de 2022. Otras áreas problemáticas serán los circuitos integrados de gestión de energía para pantallas LCD, importantes para los monitores, así como algunos componentes de placas base y chips Wi-Fi.

No es de extrañar que haya una disparidad de oferta entre diferentes sectores. Los componentes más sencillos de fabricar y de despachar son los que las fundiciones van a poder fabricar más, en comparación con los productos más complejos. Por lo menos, se está vislumbrando cierta luz al final del túnel y ya se espera que para 2023, la crisis de componentes esté casi acabada.

Fuente: TechRadar

Salir de la versión móvil