Nuevos pedidos de Tesla Semi, en este caso por parte de PepsiCo y Anheuser-Busch

PepsiCo y Anheuser-Busch, reservan cien y cuarenta camiones Tesla Semi, respectivamente, con la intención de reducir de manera significativa sus huellas de carbono.

Tesla se está postulando como una compañía innovadora y que quiere revolucionar el mundo del vehículo y del transporte con sus coches eléctricos. Hace unas semanas presento el Tesla Semi, el primer camión completamente eléctrico y que ha sorprendido al mundo por su fuerza y las prestaciones que ofrece. Muchos se han interesado por el camión de Elon Musk, que si bien aún no se ha probado en la vida real, apunta maneras. Grandes marcas ya se han interesado por estos caminos, como Walmart, que ya habría reservado unos cuentos y ahora se suma PepsiCo, la compañía de refrescos.

PepsiCo habría reservado ya un centenar de los camiones Semi, el cual es el pedido más grande realizado a la compañía. PepsiCo debemos destacar que no solo distribuye bebidas con sabor a cola o cítricos, también cuenta con otras marcas como Doritos. Anheuser-Busch ha realizado un pedido de 40 camiones, en un claro compromiso de la compañía cervecera, para reducir la huella de carbono y también mejorar las condiciones de trabajo y seguridad de sus transportistas. La compañía quiere reducir su huella de carbono un 30% en 2025 y que supondría eliminar como medio millón de vehículos anualmente.

La compañía cervecera cree que el futuro de la industria pasa por los vehículos eléctricos y asistidos y quieren aportar estas tecnologías. “No podemos esperar para llevar estos camiones a la carretera y seguir liderando nuestra industria hacia un futuro más verde e inteligente, en asociación con algunas de las compañías más innovadoras del mundo”, explica James Sembrot, de Anheuser-Busch. “Esta inversión en [los vehículos pesados de] Tesla nos ayuda a lograr estos objetivos, todo a la vez que mejoramos la seguridad vial y disminuimos nuestro impacto ambiental”.

 Forbes por otro lado ha explicado que los Tesla Semi deben demostrar ser factibles a nivel económico y que tendría varios obstáculos. Uno de los problemas seria la capacidad de carga, que sería de 40 toneladas, aunque han calculado que la batería y podría pesar ya 7 toneladas.

Salir de la versión móvil