Sin WhatsApp y sin cerveza, Homer pierde la cabeza

La caída por dos horas de WhatsApp genero un tsunami de proporciones bíblicas en las redes sociales, donde se podía leer de todo, desde que la caída era el antecedente del fin del mundo hasta insultos a Facebook de todo tipo.

Ayer asistimos a una caída más de un popular servicio, en este caso WhatsApp, el cual no es ni la primera, ni la última vez que se cae, tanto es así que otras plataformas como Facebook, Twitter, YouTube, Instagram y tantos otros servicios, alguna vez se han caído liándola parda durante unas horas. WhatsApp ayer estuvo dos horas fuera de servicio y eso provoco un pico brutal en Twitter y Facebook, sobre esta caída. Esta especie de histeria colectiva indica que somos vulnerables ante la inactividad de estos servicios pro problemas técnicos.

Minutos después de WhatsApp dejar de funcionar como se supone que debería hacer, ya era Trending Topic a nivel mundial y la gente en Facebook se dividía entre filopos que aprovecharon la caída para demostrar su profundidad de espíritu y los agoreros que vaticinaban el fin de los tiempos. Incluso en Facebook se podían leer muchos improperios hacia Facebook por haber roto WhatsApp tras su compra… ni que fuera la primera caída de WhatsApp. Dos horas en los que la humanidad sintió un vacio inmenso al no poder hablar mediante en servicio de mensajería instantáneo GRATUITO, que termino desatando la ira de los usuarios indignados por no poder hacer uso de un servicio que no les cuesta un céntimo (de dinero real, los datos personales, ya tal).

Lo que nos debería de preocupar es la falta de información por parte de Facebook y WhatsApp quienes no han dado la menor explicación de por qué esta caída en el servicio. Se ha hablado de un problema en una actualización de la aplicación y de problemas en los servidores, pero la verdad es que podríamos decir que ha sido un dinosaurio que se comió un par de servidores o que los aliens bajaron e intentaron hacerse con las instalaciones, porque  al no dar datos de cuál ha sido el problema, podemos elucubrar lo que queramos alrededor de esta caída.

Existe una dependencia tal de este servicio que en algunos casos roza el absurdo. ¿Quién, estando pared con pared, no ha mandado un mensaje a un familiar preguntado algo? Hasta ese punto nos hemos vuelto dependientes de un servicio, que en cualquier momento, se puede volver a caer, como cualquier otro servicio de internet, ya que por el momento la tecnología no es perfecta y los problemas técnicos pueden aparecer en cualquier momento, es más, posiblemente cada minuto se dé un problema técnico, fácil de solucionar, pero de vez en cuando, si se da un problema en cascada, termina ocasionando un parón de servicio como el de ayer y es que ya se sabe, si algo puede fallar, fallara y de la peor manera posible.

Ahora bien, ¿Cómo os afecto a vosotros y cuando os disteis cuenta de que este servicio no funcionaba?

Salir de la versión móvil