La OMS reconoce la adicción a los videojuegos de forma oficial

La dependencia severa de los videojuegos pasa a estar reconocida como enfermedad. La OMS ha especificado que no es sólo jugar a videojuegos, sino tener conductas adictivas y nocivas.

Durante años la Organización Mundial de la Salud (OMS de ahora en adelante) ha estado tratando de poner la adicción a los videojuegos en su lista de enfermedades y adicciones que tratar. Hoy finalmente se ha añadido y muchos jugadores han puesto el grito en el cielo, pero no serían considerados adictos ni enfermos mentales.

¿Qué es la adicción los videojuegos según la OMS?

Para empezar, la definición que han dado en la OMS de la adicción a los videojuegos es que se muestra en tres formas: no tener control propio sobre la necesidad de jugar, darle prioridad a los videojuegos sobre otras necesidades sociales y vitales, y un deterioro significativo en las áreas personales, familiares, sociales, educativas, laborales y otras áreas importantes de funcionamiento. Para que el diagnóstico de la adicción sea considerado válido, tendrían que pasar 12 meses de esas conductas de forma constante pero el tiempo podría ser inferior si los síntomas son severos.

Dicho de forma sencilla: no, que te pases ocho horas al día los sábados y domingos jugando a Fortnite u Overwatch porque están tus amigos jugando no dice que tienes adicción a los videojuegos. Lo serían casos de comportamientos de dependencia física y mental como tener una rutina de juego y abandonarla produzca cierto síndrome de abstinencia, o dejar de comer y dormir de forma severa o de tener relaciones sociales y familiares por preferir jugar. Claramente, son ejemplos en los que se tienen problemas mentales ocasionados por jugar a los videojuegos, no sólo jugar mucho porque es el entretenimiento principal de una persona. Y la adicción como tal sería evaluada para ver si es un síntoma de otros problemas mentales más graves como la depresión o se usa para ocultar la ansiedad.

Al aceptarse, los países miembros de la OMS tendrán hasta el año 2022 para adoptar medidas de apoyo y tratamiento a la adicción a los videojuegos. Y por mucho que nos gusten los videojuegos, hay que tomar en serio sus componentes adictivos que pueden causar daños a personas que pueden generar una dependencia y no reírse de los que necesiten un tratamiento de verdad.

Fuente: PC Gamer

Salir de la versión móvil