Windows 10 no diferencia los hilos físicos de los lógicos de los procesadores AMD Ryzen

Windows 10 no es capaz de distinguir los hilos físicos y los lógicos de los procesadores AMD Ryzen, afectando de manera negativa al rendimiento de los nuevos procesadores de AMD.

Se están detectando bastantes problemas en el rendimiento de los procesadores AMD Ryzen, lo cual podría tener su origen en un lanzamiento prematuro de estos procesadores. Los procesadores, Ryzen 7 que han llegado al mercado, son una excelente solución ante el monopolio de Intel en el mercado, que permitirá a la compañía establecer el precio que considerara. Esta salida precipitada era la única opción de AMD, que había visto caer de manera significativa su peso en el mercado, al no contar con procesadores que hicieran frente a los Intel y sin soporte para DDR4.

Medios especializados han encontrado problemas de rendimiento de la memoria cache L3, la cual generaría una importante latencia, afectando de manera directa al rendimiento. Vemos, mediante benchmark, que en según qué juegos el rendimiento de un procesador AMD es significativamente inferior al de los procesadores de Intel. Las BIOS para estos procesadores tampoco funciona como debería, ya que al parecer los fabricantes de placas base no las tenían terminadas y han salido con BIOS incompletas. El stock es otro de los inconvenientes, ya que falta stock de procesadores y de placas base, además de un retraso importante en la entrega de procesadores. Los nuevos problemas hacen referencia a Windows 10, ya que los Ryzen con Windows 10 no rendirían como es debido.

Problemas con el SMT

La tecnología de procesamiento multi-hilo en los procesadores de AMD se denomina Multi-Threading Simultaneous, que es similar al Hyper Threading de Intel. Esta tecnología permite a los procesadores ejecutar dos hilos de manera simultánea. Tenemos por un lado el hilo principal de cada núcleo y por otro lado un hilo auxiliar para mejorar el rendimiento con grandes cargas de trabajo que tienen muchos subprocesos. El hilo principal de cada núcleo tiene asignado el rendimiento máximo por instrucción de reloj, o lo que es lo mismo, que va a todo lo que da. El hilo SMT, por el contrario, digamos que es un oportunista, hace empleo de los recursos que no utiliza el núcleo en cuestión. Se estima que el SMT es capaz de mejorar el rendimiento entre un 20-30%, lo cual nos proporciona un extra de potencia y rendimiento en momentos de carga.

Las arquitecturas de hilos de procesamiento son diferentes

Windows 10 es capaz de detectar e identificar de manera precisa el sistema Intel Hyper-Threading como hilos de procesamiento de menor rendimiento que el principal de cada núcleo y programa las tareas para tratar de aprovechar el rendimiento adicional evitando un impacto negativo en el rendimiento. El problema reside en que el gestor de es capaz de diferenciar el hilo principal de cada núcleo con respecto a los SMT. Los Ryzen 7, que tienen dieciséis hilos de procesamiento, según Windows, son dieciséis hilos de dieciséis núcleos, no es capaz de diferenciar un hilo físico de un hilo lógico.

Debido a que no es capaz de asignar prioridad a los hilos físicos y dejar a los hilos lógicos como apoyo, como hace con Intel, se generan problemas de rendimiento, ya que los hilos lógicos no pueden trabajar al mismo nivel que los físicos y se generan problemas de procesamiento importantes, ya que la tarea que debería hacer un núcleo físico, puede recaer sobre un núcleo lógico que es más ‘lento’ y por lo tanto, se reduce el rendimiento.

Gestión de AMD Ryzen en Windows 10

No se queda solamente en la diferenciación de hilos físicos y lógicos, parece ser que Windows 10 tiene problemas para identificar la caché que hay disponible por cada hilo. Windows 10 suma la cantidad de caché L2 y L3, que al final combinadas suman 20MB de caché, pero Windows, cree que la cantidad total de caché es de 136MB, algo que no es así.

¿Qué hacer?

AMD ha dicho que son conscientes de todos estos problemas y que trabajan para solucionarlos lo antes posible. Microsoft seguro que está trabajando para lanzar un parche que optimice Windows 10 y sea capaz de detectar y gestionar correctamente los hilos físicos y los lógicos, sobre todo debe hacer esta optimización, ya que Windows 10 tendrá en breve un Game Mode, que permitirá gestionar los recursos de manera eficiente para dar prioridad a los videojuegos y así mejorar el rendimiento del sistema. La única solución es pasar a Windows 7 mientras se soluciona este problema.

Parece absurdo, pero esto explicaría, porque tras la presentación a medios de AMD Ryzen, los benchmark que se hicieron tras el evento, donde se consiguió un record mundial con el Cinebench R15 y un procesador AMD Ryzen con overclocking, aparecía que corría en Windows 7 y no en Windows 10, porque posiblemente con Windows 10 el resultado hubiera sido peor. Cinebench R15 es un benchmark sintético que hace uso de todos los núcleos y los hilos físicos y lógicos, cuanto mayor sea el número, mejor rendimiento dará (en multi-núcleo, en un solo núcleo lo que prima es la frecuencia del procesador).

Las nuevas arquitecturas tienen estas cosas, que llegan al mercado con problemas y fallos, pero la manera de trabajar de AMD es diferente a la de Intel o NVIDIA, ya que AMD prima el rendimiento/precio, ofreciendo un buen rendimiento por un precio bastante bajo y asequible y por otro lado, los productos de AMD suelen envejecer bastante bien, ya que AMD no los abandona en casi su totalidad cuando lanza productos nuevos. Seguro que en semanas o meses estos procesadores ya funcionan al 100% y vemos que le da más guerra aun a los procesadores Intel.

Fuente: wccftech

Salir de la versión móvil