Slime se está empezando a empezando a popularizar en videos de la red y hemos hecho una labor de investigación para encontrar los orígenes de este y ver que diferentes soluciones tenemos para hacer nuestro propio Slime en nuestra casa.

El Slime es la nueva tendencia en la red, poniéndose cada vez más cerca del spinner y es que es raro que se den dos tendencias de este estilo al mismo tiempo. Si queréis petarlo en la red o bien queréis gastar una broma o simplemente, divertiros con familiares y amigos, el Slime es una buena manera. Existen muchas guías, tutoriales y maneras de hacer esta masa, sobre todo de calidad profesional, pero aquí os dejaremos información para hacerla de manera más rustica. Cada uno de os modos difiere un poco en cuanto a calidad final, desarrollo o incluso, la que podemos liar en casa.

Nickelodeon Slime Classic



Slime tuvo su mayor momento de popularidad durante el programa canadiense You Can’t Do That On Television. Este programa fue muy popular en Canadá a finales de 1970 y se basaba en sketches bastante divertidos y que se empezó a emitir en 1981. Este programa tenía un sketch o chiste bastante recurrente en el cual, si uno de los personajes de reparto decía ‘no sé’, le caía un montón de Slime en la cabeza, como si nada. Inicialmente esta sustancia fue una solicitud de última hora, por lo que la primera versión de Slime tenía en su composición pintura basada en el látex de color verde, para darle esa tonalidad y era toxica.

Eso solo fue una improvisación para salir del paso y es que el Slime real era gelatina parcialmente congelada, que posteriormente se mezcló con harina. Detrás del Slime se empezó a generar un I+D+i bastante bestia y pronto se generaron otras versiones como una basada en una especie de crema de trigo con colorante verde y mezclado con champú para bebes, para evitar que se endureciera. Si queréis hacer una versión más purista de Slime, esta es la versión original desarrollada por Nickelodeon.

Debemos destacar que existe otra versión más de Slime, algo más pesado y que fue hecho para Double Dare, también de Nickelodeon y que tenía como anfitrión a Marc Summers. Esta versión se basaba en pudin de vainilla, puré de manzana, harían de avena y colorante verde.

Nickelodeon Slime Moderno

Como hemos comentado, en el Slime se ha invertido mucho tiempo y se han buscado diferentes soluciones para un mismo efecto. Recientemente en los Kids Choice Awards a los productos les podía caer un buen chorro de Slime, pero el que llevaran ingredientes alimenticios puede suponer un desperdicio innecesario y un poco guarrada, por eso se desarrolló un Slime más sencillo, sin menos ingredientes y se usó sencillamente metilcelulosa (no confundir los aficionados de Breaking Bad con metil-etil-anfetamina).

La nueva solución se basa en un elemento derivado de las plantas usando un proceso de calentamiento con una solución de hidróxido de sodio y tratándolo con cloruro de metilo. Esto se descompone en un polvo blanco fino que genera una estructura basada en un polímero robusto de celulosa. Este al mezclarse con agua fría genera una masa gelatinosa y transparente, bastante resbaladiza. Lógicamente, cuanta más agua, mas diluida queda la solución. La proporción normal es 45g de agua y un galón de agua, aproximadamente.

Esta sustancia no es fabricada por Nickelodeon, sino que es desarrollada por una compañía de Los Ángeles, denominada Blair Adhesive Materials, quienes guardan la receta de manera bastante celosa. Es probable que la mezcla se base en m-etilcelulosa combinada con clorofila de sodio-cobre, el cual es un colorante de uso común a base de diferentes plantas.

Bórax

La siguiente versión de Slime es algo más compleja y podemos terminar liando una bastante gorda, debemos advertirlo. Esta versión cuenta con pegamento blando, el típico que usan los niños en el colegio, agua, colorante alimenticio y bórax, un producto que se suele utilizar para la limpieza. Debemos poner una onza de pegamento blanco, una taza de agua y cualquier colorante alimenticio que queramos (para darle el color que queramos al Bórax), todo en un recipiente de cristal y procedemos a mezclarlo. Ahora introducimos un cuarto de taza de bórax y asi generaremos un elemento fluido de tipo no newtoniano de estilo opaco. Este punto es crítico, porque debemos ir con cuidado, por puede supurar y puede rebasar con facilidad, pero si lo hacemos mal, se convertirá en una masa.

Esto tiene una explicación científica y es que el ingrediente principal del pegamento blanco tradicional es el acetato de polivinilo, el cual se encadena con el tetraborato de sodio que se encuentra en el Bórax. Esto permite que todas las moléculas de polivinilo se unan al tetraborato y generar asi una masa flexible y elástica.

Bórax transparente

Hay otra versión del Bórax, básicamente transparente. En este caso debemos mezclar el tetraborato de sodio que lleva el Bórax con el alcohol de polivinilo (PVA), para crear un Slime completamente transparente en vez de desarrollar una solución opaca, con un resultado fibroso. Aquí se genera una reacción química que enlaza las moléculas de oxigeno del Bórax con las moléculas de oxigeno del PVA. Estas cadenas son bastante frágiles, por lo que se deforma y rompe con facilidad. Esto de la a Slime un aspecto muy de baba.

El PVA genera de base una baba de color blanquecina, pero con cualquier color de colorante alimenticio, le podemos dar el color que nos apetezca. Debemos destacar que no es recomendable estas dos soluciones basadas en Bórax para los niños, ya que esta sustancia es toxica si se ingiere, asi que no se recomienda para niños o en casos que pueda ser este ingerido de manera accidental.

Slime salino

Tenemos más alternativas para crear vuestro propio Slime, en este caso sería un sustituto para el Bórax, pudiéndose utilizar una solución salida, la cual se denomina ‘buffer’ y que se suele encontrar como elemento para conservar las lentillas. Esta solución es bastante sencilla y menos engorrosa, ya que demos verter una botella de pegamento blanco de colegio en un recipiente y añadir una cucharadita o menos de bicarbonato de sodio y agitarlo profusamente. El color, como siempre, con el colorante alimenticio que queramos, para que el color sea el que más nos guste.

Tras esto debemos verter la solución salida muy poco a poco, en gotitas. La solidificación se da muy rápido, asi que debemos trabajar rápido y moverlo de manera incesante. Debemos seguir vertiendo la solución salina hasta que la masa se quede de manera unificada. Tras esto, debemos rociarnos las manos con la solución salina, sacar la masa del recipiente y amasarla como si fuera una pizza. El poco de grasa que dejaremos debido a nuestras manos permitirá que esta sea más elástica y flexible. Si nos pasamos de solución salina se romperá la masa, asi que debemos ir con cuidado en este aspecto.

Slime de detergente líquido

Sera por versiones diferentes de Slime. Hay otra que se basa en el detergente líquido. En este caso debemos disponer de dos recipientes, 150ml de agua, tres cucharadas de detergente líquido, de la marca que sea, cola blanca, colorante alimenticio del color que queramos y una cucharilla. El primer paso es poner dos cucharadas de cola blanca en un recipiente y añadir tres o cuatro gotas del colorante y mezclarlo todo de manera uniforme, hasta que la masa tenga un color ciertamente uniforme. Ahora añadimos en el otro recipiente, dos cucharadas de detergente y una cucharada de agua y removemos bien los ingredientes. Ahora unimos las masas de los dos ingredientes y las mezclamos. Se recomienda hacerlo con las manos, ya que es más sencillo. Esta es la alternativa al Bórax, que es bastante toxico.


TE RECOMENDAMOS.

Compartir.

Sobre el Autor

Técnico Intermedio en PRL, Técnico Superior en Energías Renovables y en Desarrollo de Productos Electrónicos. Docente de Formación No Reglada. Exigente con el hardware y curioso por naturaleza. Kirchhoff, Maxwell y Thevenin mis maestros y mi pasatiempo el álgebra booleana. Igual te calculo el potencial eólico del viento para un panel fotovoltaico, que te calculo la generación solar de un aerogenerador… o algo así. Stargate es la mejor serie de la historia de la ciencia ficción y lo sabes.