Ventajas del modelo de nube híbrida

Con tantas empresas actuales teniendo que montar sus propias infraestructuras, ya sean PYMES o grandes empresas, o incluso unipersonales; las demandas por soluciones de nube están creciendo. Al fin y al cabo, estamos en una época en la que nos conectamos más que nunca, y por ello acceder a los servidores de la empresa desde casa, el trabajo o de vacaciones si surge algún problema de fuerza mayor, es importante.

La nube ha conseguido una conectividad que no esperábamos pero eso trae problemas. Todos los productos y servicios reciben el nombre de «soluciones», porque se encargan de solucionar un problema, pero a veces los problemas resultan ser demasiado complejos. Y uno de esos problemas es que, para una PYME llega el momento de decantarse por un servicio de almacenamiento y operabilidad en la nube, y cada una se enfoca a un caso de uso extenso pero que no cubre las necesidades de empresas diversas. La mejor solución es contratar varios servicios de nube, pero se generan redundancias y el problema de tener que manejar varias a la vez. Para este caso son cada vez más habituales las soluciones de nube híbrida que, de forma resumida, aúnan todas las nubes públicas e incluso privadas en una única interfaz.

La nube híbrida se presenta como la solución definitiva ante la abundancia de soluciones

Varios proveedores de servicios en la nube ofrecen diferentes infraestructuras, todas ellas útiles de diferentes maneras, para una misma empresa. Algunas son muy buenas para operar una web con formularios y como forma de contacto, otras son mejores para la virtualización, y otras son las que mejor soportan los VPN para trabajar a distancia. Todas ellas son útiles, pero al contratarlas conjuntamente, manejarlas se vuelve complicado, especialmente si el departamento informático no es grande o tiene que resolver muchas incidencias de los trabajadores.

La monitorización de varias nubes al mismo tiempo es un proceso complicado de manejar, dado que cada una se gestiona de una forma distinta y específica. La nube híbrida se presenta como una inclusión imperativa para aquellas empresas que quieran estar a la vanguardia. Su movilidad de aplicaciones sin interrupciones y sin necesidad de reequipar o reestructurar las nubes nos permite usar la misma plataforma de software en nubes, tanto privadas como públicas. Así se pueden entregar aplicaciones desde nubes públicas, como la de AWS, exactamente como lo hace con la infraestructura del centro de datos de la empresa, a la que el equipo de asistencia informática está acostumbrado.

Se pueden usar las soluciones de nube híbrida para gestionar las aplicaciones y recursos entre diferentes nubes, empleando las mismas prácticas operativas y las integraciones de terceros existentes, para así disfrutar de una experiencia común. Con todo esto, se elimina la necesidad de desarrollar y mantener por separado diferentes prácticas operativas, y de resolución de problemas dedicadas para cada entorno de nube. Una experiencia unificada permite poder especializarse mejor, antes que tener que aprenderse la operativa específica de cada nube.

La nube híbrida como servicio indispensable para empresas

Como ya comentamos, hoy día, incluso las PYMES tienen más necesidades que hace años, y también tienen más demandas. Pueden precisar tener un software de gestión, como un ERP, aplicaciones nativas de la nube, inteligencia artificial de analíticas, una base de datos y, necesitar espacios de desarrollo y testeo de aplicaciones; siendo de un tamaño reducido. Además, con el crecimiento exponencial de la demanda del trabajo a distancia por comodidad o por acceso a una mayor oferta de mano de obra, las nubes son imperativas para el funcionamiento de las empresas.

Mantenerlas cuesta tiempo y requiere un equipo. Ese equipo tiene tiempo y conocimientos limitados: pueden aprender a manejar la nube dedicada al mantenimiento web, la de la base de datos, la del ERP… Pero cada una requiere el aprendizaje de un curso específico, y de tener documentación a mano para responder a sus necesidades. La unificación de nubes híbridas permite ahorrar mucho tiempo en tener el equipo informático listo para resolver las emergencias.

La solución de nube híbrida de Nutanix proporciona una ampliación tanto del software, como de los servicios para poder ayudar a los departamentos informáticos a gestionar sin problemas sus aplicaciones en centros de datos on-premise, y en nubes públicas. La movilidad de aplicaciones puede automatizar el aprovisionamiento y la gestión del ciclo de vida de las aplicaciones.

Esto se traduce en una optimización de los costes. Todo se ve mucho más fácil, independientemente del número de nubes que se tengan contratadas o en uso, tanto como para nubes públicas como privadas, lo que nos permite ver los recursos inactivos o sobreutilizados. De esta forma, podemos reestructurar mediante recomendaciones de instancias reservadas para ahorrar costes. No es raro contratar servicios de nube más grande de lo que necesitamos por miedo a quedarnos cortos, para luego ver que realmente no se necesitaba tanta infraestructura en esa nube específica.

Así, se pueden desplegar escritorios y aplicaciones desde las nubes públicas usadas por empresas como AWS, Microsoft Azure, Google Cloud Platform; que se pueden combinar con implementaciones locales, para hacer de la infraestructura de escritorio virtual un verdadero servicio de nube híbrida. Esto es tener servicio tanto en un servidor local como en nubes, todas ellas interconectadas y sincronizadas mediante una interfaz común. Eliminamos la necesidad de aprovisionar, configurar, y gestionar entornos de nube dispares; o de tener múltiples soluciones para la protección de recuperación ante fallos gracias a un servicio integrado.

La nube híbrida, en conclusión, unifica todo

Con la enorme cantidad de servicios en la nube que se precisan actualmente en las PYMES por sus crecientes necesidades, una única nube no es perfecta, ya que para poder dar solución a todos los problemas necesitas tener varias nubes diferentes. A esto sumamos un sistema de NAS y servidores internos para tener datos y control local, dejando la empresa perfectamente equipada.

Al final del día, esta solución de nube híbrida nos evita redundancias, tener que aprender a manejar diferentes instancias e interfaces de nubes, y todo ello con una mayor facilidad. El optimizar los procesos complejos nos ayuda a ganar tiempo y eficiencia.

Salir de la versión móvil