Pese a que NVIDIA no tiene prisas por lanzar una nueva arquitectura de GPU para el gaming, ante la falta de competencia de AMD, saben que Intel llegara al mercado y llegara dando una patada muy fuerte al duopolio en el sector de gráficas gaming.

La estrategia de NVIDIA parece bastante clara en estos momentos: ‘no tengo competencia en el mercado del gaming y quemar una buena arquitectura es absurdo’. AMD Polaris compite con la gama media, con suerte y vamos a ser realistas, AMD Vega es un verdadero fracaso a todos los niveles. Así que a nivel estratégico, la táctica de NVIDIA no es incorrecta, en absoluto, al contrario, no puede ser más correcta. Pascal es una gran arquitectura y pese a los nuevos monitores presentados y las nuevas tecnologías, como Raytracing, estamos a años de que sean funcionales.

No lanzar al mercado gráficas gaming nuevas, es una clara carta de presentación. Volta es una gran arquitectura, para el sector profesional, gracias a los Tensor Cores, que le ofrece una ventaja, ahora mismo, insalvable para AMD, quien esta varios años atrás en el mercado de la Inteligencia Artificial. Está claro que NVIDIA ha visto un mercado a explotar y prefiere centrar la producción de gráficas, para un segmento que reclama potencia y está dispuesto a pagar grandes sumas, ya que seamos realistas, las soluciones presentadas, tienen un altísimo coste.

Esta estrategia de dejar de lado el mercado gaming, al menos, en estos momentos, tiene sentido, ya que la demanda de sistemas espaciales para IA y Deep Learning, es muy alta. No solo eso, el panorama es más complejo.


AMD NO PUEDE


Si analizamos la situación de AMD, vemos claramente que la compañía, ahora mismo, no tiene nada que hacer en el mercado gaming, en cuanto a gráficas dedicadas. Vega es una arquitectura fallida, al menos en su versión de 14nm, es más, vemos claramente que la apuesta de implementar memorias HMB2 ha sido un verdadero fiasco. Como será la cosa que, se están rumoreando unas RX 680 con GPU Navi y memorias GDDR6, lo cual indica que AMD abandona las HBM2 para el sector gaming, porque son caras y su producción ineficiente y eso lastra a la compañía.

Claramente, es absurdo que una gráfica que rinde como una GTX 1070, consume más que dos GTX 1080 en SLI y tiene un precio similar a la GTX 1080 Ti, deja en evidencia problemas y carencias. Las memorias HBM2, son difíciles de producir y son caras y eso encarece el producto. AMD se equivocó al implementarlas en las RX Vega, pero plantea una pregunta, ¿Cuál hubiera sido el rendimiento de las RX Vega con memorias GDDR5X?

Mirando más en profundidad y tras las últimas informaciones, entiendo que el problema no solo está en la prisa de regalar el mercado a NVIDIA y perder millones, sino también en la arriesgada decisión de Lisa Su. La CEO de la compañía, decidió recortar en más de un 60% el presupuesto de Radeon, la división de desarrollo de gráficas, para desarrollar la arquitectura Zen, que da vida a los AMD Ryzen. La jugada, por suerte, ha salido correctamente, pero a costa de una caída al infierno de una división completa, que ahora está recibiendo mayores ingresos.

LEER MÁS
Los procesadores AMD Ryzen podrían ser prematuros y rendir por debajo de sus posibilidades

INTEL 2020


NVIDIA es consciente que tiene un reto aún mayor en el panorama y es Intel. La compañía ha fichado a Jim Keller y Raja Koduri, para desarrollar tarjetas gráficas dedicadas, para el sector gaming y claro, eso pesa. La compañía es consciente que no puede lanzar arquitecturas de cualquier manera, tiene que ser consciente que el panorama se complica y no poco, ya que Intel saldrá al mercado con todo, para luchar a cara perro con NVIDIA, no con AMD.

Son conscientes que la llegada de Intel al mercado de GPU, les puede quitar una parte importante del mercado. Lógicamente, la situación será durísima para AMD, quien debe de responder con soluciones a la altura o corre el riesgo de perder millones y millones de dólares y quizá, tener que vender su división de tarjetas gráficas. El mercado se complica para ambas compañías, pero sobre todo para NVIDIA, que vera peligrar su posición de privilegio contra un competidor extremadamente duro.

Pese a que Brian Krzanich ha dicho que no llegaran hasta 2020, concretamente, hasta la segunda mitad de ese año, perdonadme si dudo de estos datos. Creo que Intel tiene las cosas más avanzadas de lo que nos dicen y dan una fecha que les permita jugar con retrasos imprevistos. No sé si al final pasara, pero me da que en septiembre de 2019, veremos las primeras tarjetas gráficas gaming de Intel, a no ser que se den retrasos, por problemas de desarrollo o cualquier otra incidencia. Intel no quiere perder más tiempo y quedarse sin una parte de un pastel muy lucrativo.


CONCLUSIÓN


NVIDIA se guarda un as en la manga para competir con AMD, que sería una versión de Volta sin Tensor Cores, en caso que AMD lance algo que compite con sus gráficas más potentes en el sector gaming. Pero la compañía tiene que estar muy atenta a un competidor muy duro y seguro que ya están trabajando en algo que, llegado el momento, sea capaz de competir con las soluciones que pueda introducir Intel. Sea como fuera, la situación cómoda en la que ha vivido NVIDIA por falta de competitividad por parte de AMD, tiene los días contados.

Share.

About Author

Técnico Intermedio en PRL, Técnico Superior en Energías Renovables y en Desarrollo de Productos Electrónicos. Docente de Formación No Reglada. Exigente con el hardware y curioso por naturaleza. Kirchhoff, Maxwell y Thevenin mis maestros y mi pasatiempo el álgebra booleana. Igual te calculo el potencial eólico del viento para un panel fotovoltaico, que te calculo la generación solar de un aerogenerador... o algo así. Stargate es la mejor serie de la historia de la ciencia ficción y lo sabes.