Ir a la barra de herramientas
Guías y Tutoriales

Explicamos que es el overclocking y las principales características del overclocking

Hablamos sobre el overclocking, explicando que es esta práctica, los componentes a los que se les suele hacer esta práctica y las principales consideraciones en cuanto a la refrigeración para esta práctica.

Podemos encontrar en el mercado una gran cantidad de componentes de hardware para nuestro ordenador o computadora, según nuestras necesidades. Según vayamos a destinar nuestro equipo para navegar y ofimática, para jugar a videojuegos o para realizar tareas pesadas, como la renderización de vídeo, necesitaremos unos componentes u otros. Puede ser que nuestro procesador Intel o AMD, o quizá nuestra tarjeta gráfica AMD o NVIDIA, no rindan lo suficiente al cabo de un tiempo, pero no hay que cambiar necesariamente de equipo, podemos recurrir al overclocking.


¿QUÉ ES EL OVERCLOCKING?


El overclocking, es un término inglés, que se traduciría como ‘aumento del reloj’. Esta práctica consiste en aumentar la velocidad de reloj de un componente electrónico. Dentro del hardware informático, el overclocking se suele realizar principalmente a dos componentes: el procesado (CPU) y la tarjeta gráfica (GPU).

Tanto la tarjeta gráfica como el procesador, son capaces de realizar muchas tareas por cada ciclo de relejo y cuanto más potentes sean estos y mayor sea su frecuencia, más trabajo podrán realizar. Es por esto mismo que se aumenta las frecuencias de trabajo, para que mejore su rendimiento. Lógicamente, esta práctica tiene sus contrapartidas, que veremos más adelante.


OVERCLOCKING EN EL PROCESADOR


Los procesadores están tasados a una frecuencia base y una frecuencia ‘Boost’. La frecuencia base es a la que trabajara, si no hay una gran carga de trabajo o dicho de otro modo, es a la que operara durante la mayor parte del tiempo. La frecuencia ‘Boost’ del procesador, no es más que un overclocking automático que tienen configurados los propios procesadores, según las pruebas realizadas por el fabricante. Este aumento de frecuencia, permite que el procesador realice los trabajos de manera más rápida y eficiente, sin que afecte a la integridad del procesador, ya que el fabricante establece los límites.

Modificar la frecuencia de un procesador, defiende en mayor medida a la BIOS, un chip que llevan las placas base. No todas las BIOS permite realizar el overclocking y tampoco todos los procesadores permite overclocking libremente. Algunos procesadores solo permite aumentar la frecuencia, mientras que los procesadores denominados ‘desbloqueados’, como son los AMD Ryzen en general y los Intel Core K Series, permiten además aumentar el multiplicador.

LEER MÁS
ASUS: Lanza al mercado tres nuevos monitores bajo su linea TUF Gaming

Esta práctica no es ‘gratis’. Se debe tener en cuenta que el aumento de la frecuencia conlleva un aumento de la tensión del procesador, el cual consumirá más y además, aumentara el calor que genera el procesador, por lo que debemos tener en cuenta que debemos instalar un disipador de mayor calidad.


OVERCLOCKING EN LA TARJETA GRÁFICA


Las tarjetas gráficas también permiten una buena dosis de overclocking, es más, normalmente son más amigables en esta práctica que los procesadores. Aquí se suele hacer overclocking a la GPU y a las memorias, para mejorar el rendimiento. El procesador depende de la BIOS para el overclocking, pero hacer overclocking a una tarjeta gráfica es mucho más sencillo, ya que se puede hacer mediante software. Los más populares y precisos son el MSI Afterburner y el ASUS GPU Tweak II, los cuales permite realizar OC a cualquier tarjeta gráfica del mercado, independiente de si son de AMD o NVIDIA o del ensamblador final.

Los ensambladores suelen ofrecer gráficas basadas en los modelos de referencia de AMD y NVIDIA, con disipadores mejores y PCB personalizada, algunas incluso llegan con dosis especial de overclocking. Normalmente, los modelos más tope de gama de los ensambladores, suelen ofrecer potentes disipadores y OC de fábrica. Estos modelos aun permiten más OC, normalmente.


LA TEMPERATURA, UN PROBLEMA


Aumentar las frecuencias de trabajo de los componentes no sale gratis. Debemos tener en cuenta que al aumentar la frecuencia, se aumenta el trabajo y esto genera un aumento del calor. Para evitar problemas, se tienen que buscar soluciones en el mercado que sean capaces de disipar todo el calor.

Los procesadores suelen llegar con disipador de stock, el cual no está pensado para disipar el calor de un posible overclocking, por lo que, no es buena decisión usar estos disipadores cuando vamos a realizar OC. Se recomienda en este caso instalar disipadores de gran poder de disipación del calor o bien sistemas de refrigeración liquida. Sobre todo se recomiendan disipadores de refrigeración líquida, los cuales son mucho más eficientes.

En lo que respecta a las tarjetas gráficas, los disipadores más avanzados de dos ventiladores o incluso tres ventiladores, permiten un buen margen de overclocking. Podemos optar también por sistemas de refrigeración líquida especiales para tarjeta gráfica. Normalmente es difícil encontrar en el mercado sistemas de refrigeración líquida del tipo All-in-One o listos para instalarse, por lo que normalmente se suelen usar bloques para sistemas de refrigeración liquida customizada.

LEER MÁS
¿Qué es y como funciona la tecnología NVIDIA Ansel?

 OVERCLOCKING EXTREMO


Los usuarios medios, pueden hacer un poco de overclocking a sus componentes, aumentándolos dentro de un margen razonable, que depende del procesador y del modelo, pero normalmente ronda un 10% con respecto a las frecuencias de trabajo, siendo un volumen, que podríamos denominar, de seguridad. Hay usuarios que no les basta con esto y quieren ver que son capaces estos procesadores y los llevan al límite, mediante el overclocking extremo.

Esta práctica se suele llevar a cabo por usuarios avanzados, con amplios conocimientos técnicos. Para esta práctica se instalan contenedores especiales, normalmente fabricados en cobre, que se instalan directamente sobre el procesador. Estos son huecos internamente y se suele usar nitrógeno líquido para refrigerar el procesador y así evitar que este se queme. Algunas veces también se usa hielo seco, que no es más que bloques solidos de CO2, normalmente en forma de barras cilíndricas pequeñas.

Dicha práctica permite elevar la frecuencia a muy elevadas, incluso se puede llegar a multiplicar por tres la frecuencia de trabajo. Depende mucho del componente utilizado y es una práctica que no pueden realizar usuarios con conocimientos básicos, ya que se requieren conocimientos muy avanzados para esta práctica. Aquí también influyen mucho otros componentes, sobre todo la placa base, la cual será la que alimentara el procesador.


INCONVENIENTES DEL OVERCLOCKING


Lógicamente, nada es gratis en esta vida. El overclocking tiene sus inconvenientes, como todo. Hemos comentado que lo primero que tenemos que tener en cuesta, es disponer de un buen sistema de refrigeración, lo cual nos permitirá tener un overclocking estable y de calidad. Debemos tener en cuenta que no nos debemos pasar, porque cuanto más subamos la frecuencia de trabajo, más calor generara el procesador.

Debemos tener en cuenta que esta práctica provoca que se recorte la vida del procesador, ya que lo estamos haciendo trabajar por encima de la frecuencia de trabajo. No se romperá a los dos días, sencillamente, si un procesador nos podría durar cinco años y hacemos overclocking, nos durara cuatro años, pero ganamos en rendimiento. Normalmente, esta práctica se realiza pasados un par de años, que es cuando se requiere un aumento de rendimiento, al llegar nuevos juegos y aplicaciones al mercado y se necesita más potencia.

Roberto Solé

Técnico en sistemas de generación de energía sustentables e instalador de sistema de distribución de energía en vivienda. Trabajo delante de un PC, en mi tiempo libre estoy delante de un PC y cuando salgo de casa estoy pegado a la pantalla de mí smartphone. Cada mañana cuando me levanto cruzo el Stargate para hacerme un café y empezar a ver vídeos de YouTube mientras hago ver que escribo aquí. Una vez vi un dragón... ¿o era un Dragonite?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar