banner antec

El Mario Kart para móviles parece que tendrá mecánicas para sacarnos dinero continuamente. Pagamos por conseguir personajes con habilidades especiales y por seguir jugando incluso.

Varios usuarios de Android ya están probando Mario Kart World Tour, la entrega para móviles de la serie de carreras protagonizada por el fontanero de Nintendo que espera salir este año. Normalmente se pide que no se filtren detalles e imágenes pero es inevitable y ya se sabe incluso que van a intentar sacarnos el dinero constantemente.

Microtransacciones y pagar por vidas inundan el Mario Kart para móviles

En un principio la idea de un Mario Kart en tu móvil es ideal. Te permitiría echarte partidas con gente de todo el mundo, las carreras no duran mucho tiempo… Hasta aquí todo bien hasta que los usuarios con acceso a la beta se pusieron a indagar y vieron que el juego va a ser un “gacha hell” lleno de microtransacciones para conseguir personajes, además de para seguir jugando.

“Gacha hell” es un término utilizado para definir a los juegos móviles que abusan del RNG y las tiradas para conseguir personajes con el fin de hacer que los usuarios gasten constantemente dinero. Un gran ejemplo de esto es Fate/Grand Order que tiene usuarios que gastan miles de euros anualmente para conseguir un personaje. Y lo curioso es que Nintendo ha usado esta fórmula antes con Fire Emblem Heroes y sus constantes eventos con los personajes más populares.

Esta obsesión por las microtransacciones les ha generado el odio de muchos seguidores de la franquicia clásica, e incluso en Bélgica han retirado Fire Emblem Heroes y Animal Crossing: Pocket Camp. Mario Kart es una franquicia con un enorme público familiar y ya nos imaginamos que habrá miles de quejas por la abusiva e intrusiva monetización en un juego enfocado a los niños, que ya sabemos que hay decenas de historias de niños que cogen la tarjeta de sus padres.

LEER MÁS
Que es capaz de hacer Bixby, el nuevo asistente personal de Samsung

Fuente: Nintendo Life

Share.

About Author

Conocedor de los videojuegos. Cosecha de 1990.