Procesadores

Intel Alder Lake i5-12400 – Review

La 12ª generación de CPUs Intel Core llamada Alder Lake, presentó una arquitectura híbrida en la que se aúnan bloques de núcleos de alto rendimiento con otros grupos de núcleos de eficiencia. La idea de esta generación es que la CPU divida los trabajos según su carga y deje que los núcleos de eficiencia hagan los trabajos más livianos y los de rendimiento hagan las labores más pesadas.

Junto a ello, en la generación Alder Lake se introducen compatibilidad con la memoria en formato DDR5 mientras se mantiene la compatibilidad con DD4, y posibilidad de usar hardware con el protocolo PCIe 5.0.

Ahora que hemos podido hacernos con uno de los modelos de Intel Core Alder Lake, concretamente el modelo i5-12400, lo hemos pasado por varios benchmarks para sacar nosotros mismos nuestras propias conclusiones sobre la CPU.

Agradecemos a Intel que nos haya cedido el producto para su review

Unboxing

La CPU Intel Core i5-12400 vienen en un sencillo paquete en el que se nota el azul característico de Intel. En la parte superior derecha se nota tanto la gama que es, la i5, y algo más abajo y a la izquierda que se trata de una CPU de la 12ª generación.

El número de modelo se aprecia abajo a la derecha, y algo más abajo se ve que usa el socket de placas base LGA1700, el cual estrenan en esta generación. Este último dato es importantísimo, puesto que si tenemos disipadores, muchos fabricantes han estado sacando adaptadores para que las refrigeraciones líquidas se adapten completamente a la nueva forma del socket de CPU para una refrigeración óptima.

Es con este detalle el primer inconveniente que vemos a esta gama de CPUs, no solo del i5-12400: necesitas cambiar sí o sí tu placa base dado que si te vas a pasar a Alder Lake desde una generación anterior, no tendrás una placa base compatible. A esto se le añade que con la generación Meteor Lake que saldrá en 2023, se volverá a cambiar el socket.

No significa que no podamos recomendar este paso, pero que hay que tener en cuenta que el cambio de CPU a esta generación implica apostar por un tipo de placa base que va a durar dos años antes de que sea sustituida.

Abriendo el paquete, vemos ya la propia CPU Intel Core Alder Lake i5-12400. Apreciamos el tamaño más alargado de la CPU cuando normalmente han sido perfectamente cuadradas.


Diseño

Colocado encima de uno de los disipadores oficiales que ha lanzado Intel, adaptados al nuevo formato de forma de esta generación.

Ahora, la misma CPU puesta sobre el socket en una placa base ASUS Prime H610M-A D4.

El i5-12400 ha sido colocado correctamente en el socket 1700, y está listo para cerrarse de cara a los benchmarks que vamos a ejecutar con él.

Este equipo de pruebas también ha sido equipado con una SSD NVME PCie, para que la carga de datos sea lo más rápida posible.

Así luce el procesador con el socket 1700 cerrado, antes de que se haya puesto la pasta térmica.

Detalle de la pasta térmica, tras retirar el disipador, lo que nos permite observar como la pasta térmica de serie ha quedado marcada.. Cabe decir que debido al mayor tamaño de la CPU, es probable que necesitemos echar más de la habitual para que la pasta térmica cubra perfectamente toda la superficie.

Lo mismo apreciamos en el disipador oficial de Intel, al que tras retirar del procesador podemos apreciar como ha quedado la pasta térmica.

El sistema de anclaje del nuevo disipador de Intel, es casi idéntico al anterior, simplemente apreciamos un sutil cambio en la parte alta del mismo.

Anteriormente era para una cabeza de destornillador plano y ahora tiene una forma algo diferente, que no afecta en nada a su rendimiento.

Así se ve una placa base B610 totalmente equipada con la memoria RAM, un SSD NVMe PCie, la CPU y el disipador oficial para hacer las prueba pertinentes. Lo único que le falta es la tarjeta gráfica.

Y así se ve todo el setup completo y encendido. Cabe decir que esto está hecho para hacer expresamente las pruebas de rendimiento y no está pensado para ser un ordenador de uso normal, dado que no está montado en una caja que lo proteja del polvo del día a día.


Benchmarks del Intel Core Alder Lake i5-12400

Antes de seguir y mostrar los resultados de los benchmarks, cabe recordar la configuración del equipo que se ha utilizado.

  • CPU Intel Core Alder Lake de 12ª Gen modelo i5-12400
  • SSD NVME Pcie
  • Placa base ASUS Prime H610M-A D4
  • Dos módulos de memoria RAM DDR4 3200Mhz PNY XLR8
  • Disipador oficial de Intel

Con esta configuración, el benchmark Time Spy ha conseguido una puntuación gráfica de 8.067 puntos, y una de CPU de 9.175, una puntuación bastante positiva. En este benchmmark, el i5.-12400 de Intell lega a superar los 4.000 Mhz, pero claro, es un benchmark dedicado a exprimir al máximo componentes, no casos de uso domésticos como videojuegos comerciales. El benchmark estima que con un juego como Battlefield V a 1440p en ultra, podría superar los 80+ fácilmente.

Con esta estimación, sabiendo que muchos jugadores aún tienen monitores de 1080p, la ayuda que ofrece esta CPU garantizaría que durante más tiempo, los juegos van a seguir yendo a una gran fluidez. Para los más entusiastas, el salto a Alder Lake puede estar justificado a la hora de querer asegurarse una buena experiencia de juego a largo plazo.

Por su lado, en el benchmark Fire Strike Ultra ha conseguido una puntuación gráfica de 5.647 puntos, y una de físicas de 23.803, y aumenta las expectativas de Battlefield V a 1440p en Ultra a más de 85 fotogramas por segundo. En el apartado fe físicas, se ve una buena puntuación para juegos muy dependientes de CPUs como pueden ser títulos multijugador o con muchos elementos con físicas.

Bajando a Fire Strike consigue 23.979 puntos en gráficos, 23.732 en físicas, y una puntación combinada de 9.5115 puntos. la frecuencia se ha mantenido muy estable a lo largo de toda la prueba, lo que indica que en tareas menos exigentes, no se notará una bajada del rendimiento.

Usando CPU-Z para comparar con el i7-10700, un procesador de hace dos años, vemos que ha tenido uan mejor puntuación en mononúcleo. Son 130 puntos de diferencia, lo que demuestra la mayor potencia de los núcleos Goden Clove que debutan en la generación Alder Lake.

Aunque no sea una referencia totalmente justa, la comparación en tareas multinucleo va a favor del i7-10700. Pero claro, hablamos de un modelo de mayor gama de hace tan solo dos años con más núcleos y subprocesos. Aún así, la diferencia es de 700 puntos, con lo que la diferencia puede ser apreciable, pero teniendo en cuenta que el i7-10700 tiene más núcleos y subprocesos, los resultados hablan muy bien de una CPU de gama media como el i5-12400.

Comparado con el modelo 800 de la generación anterior, el i7-11800H, la prueba mononúcleo del i5-12400 indiscutiblemente supera a la gama alta de su antecesor. Unos 72 puntos en prueba mononúcleo. El salto cualitativo de los núcleos de esta generación es indiscutible, con lo que para las tareas más exigentes, Alder Lake es una buena opción incluso en una configuración relativamente básica como el i5 con seis núcleos.

Cabe decir que el i5-12400 no es uno de los modelos en los que podamos probar cómo mejoraría el reparto de procesos usando la arquitectura híbrida con núcleos de eficiencia que debutan en la generación Alder Lake. Además, los benchmarks más puros no darían unos resultados fieles, puesto que están hechos para la multitarea.

Utilizando la CPU en algunos de los juegos más exigentes en los que hemos probado configuraciones anteriores, hemos notado una mejora en el rendimiento en general, ya sea en la carga y en el apartado gráfico. Cabe decir que parte de la ayuda es la tarjeta gráfica, pero una mejor CPU ha sido una buena ayuda en juegos como Battlefield V donde hay una gran cantidad de usuarios en todo el mapa.

A falta de poder probar los núcleos de eficiencia, solo con los núcleos de rendimientos no ha dado problemas haciendo una prueba de multitarea jugando a Dark Souls III mientras se escucha un podcast de fondo.


Novedades que incluye la 12ª generación Intel Core Alder Lake

El paso a esta generación no es solo uan mejor arquitectura y mejores núcleos, sino las compatibilidades con nuevos protocolos de transferencia de información, siendo los principales el protocolo de memoria RAM DDR5 y la compatibilidad con PCIe 5.0.

En el caso de PCIe 5.0, ganamos hasta 32 GT/s de bits sin formato y hasta 128 Gbps en una configuración típica x16; soporte para el nuevo conector CEM, aprovisionamiento de energía hasta de 75 W, soporte para EIEOS, codificación 128b/130b y Scaled Flow Control. El aumento hasta los 128 Gbps y los 75 W de alimentación es un enorme atractivo, especialmente con la futura llegada de GPUs que requieran ese protocolo. Pero su principal inconveniente de ser compatible con PCie 5.0, a la hora de escribir estas líneas; es que apenas hay hardware de consumidores que puedan aprovecharlo y que su implementación realmente mejore la experiencia de usuario.

Está claro que para estaciones de trabajo avanzadas será algo que se aprovechará a corto plazo, pero en cuanto a consumidores domésticos va a tardar en aprovecharse tanto a nivel de hardware como de software. Las RTX 3000 de NVIDIA tienen cierto cuello de botella si se conectan a una placa base con PCie 3.0 y ninguno en PCie 4.0, con lo que PCie 5.0 es más muy a futuro, y eso si saliera un hardware que precisara una tarjeta gráfica tan potente y un juego que lo pida, que muy seguramente sería un juego exigente de Realidad Virtual.

Más o menos lo mismo podemos decir del acceso a la memoria DDR5. El formato permite módulos individuales de 128 GB, pero sabiendo que 16 GB es considerado aceptable a día de hoy para algo doméstico, 128 GB por módulo, llegando a 256 GB en dual, se antojan excesivos. No significa que incluso a día de hoy no vayan a ser útiles, pero hay que ser muy exigentes y con enormes cargas de trabajo para aprovecharlo.

La reducción del consumo eléctrico que requiere la RAM es atractiva pero puede ser testimonial en equipos con componentes de mayor consumo para los que está hecha la generación Alder Lake. Además, en el mismo caso de PCie 5.0, aún no hay software de consumidores que pida expresamente DDR5, sus latencias o sus capacidades.

Pero esto no es malo en sí mismo, sino que es algo condicionado al momento en el que salen estos procesadores. La tecnología es novedosa y por ende cara y poco aprovechada, pero es una buena inversión de futuro de cara a que llegue la necesidad. Claramente, está enfocado a los más entusiastas, que son los que más valoran los componentes de gama alta.


Galería


Experiencia con i5-12400 y conclusión

Los benchmarks que hemos mostrado hablan claro y conciso: la mejora en la calidad de los núcleos individuales habla por sí sola y mejora a los de generaciones anteriores. incluso siendo considerado de gama media, el i5-12400 se lleva muy bien con los procesos multitarea, y con los más sencillos. Deja en buena posición a lo benchmarks gráficos y es capaz de defenderse muy bien en juegos que requieren de mucha CPU.

Dado que este es un modelo sin núcleos de eficiencia, que ayudarían aún más en el reparto de tareas pequeñas y tareas, no podemos decir mucho sobre el manejo con Intel Thread Director. pero basándonos en la experiencia con este modelo, renderizar un vídeo para nuestro canal de Youtube mientras hacemos labores de ofimática debería de ser una experiencia muy placentera y cómoda.

insistimos en que el paso a esta generación requiere sí o sí de una nueva placa base y saber elegir los componentes. Muchas placas que han salido de gama baja o media dejan de lado el PCie 5.0 o el DDR5, con lo que si esperamos que este sea un cambio para estar preparado para nuevos protocolos y exigencias de hardware y software, deberíamos de optar por las gamas más altas, que no necesariamente serían las de overclocking.

Y decimos de futuro porque aún pocas tarjetas gráficas o SSDs implementan totalmente PCie 5.0, puesto que 4.0 aún les es suficiente y no parece que será necesario hasta dentro de varios años. Lo mismo podemos decir del formato DDR5, que a no ser que necesitemos pasar a los 256 GB de RAM, no es un cambio tan necesario. pero esto no lo decimos como algo eternamente negativo, sino que a día de hoy no hay una gran justificación que nos impulse a dar el salto.

Pero es una opción asequible para ello, y siendo la CPU uno de los componentes más caros, nada nos impide optar por una placa base de gama media o baja para aprovechar los componentes que ya tenemos.

Aunque muy seguramente esto es lo que los entusiastas tengan asumido. Pasar de generación no es algo habitual y muy seguramente tengan un presupuesto que les permita optar a gamas media-alta de CPU, placa base y RAM, con refrigeraciones líquidas adaptadas y más. Todo esto lo decimos para los usuarios más casuales que querrán que sus usos domésticos de un ordenador para juegos y ofimática se vean reflejados. Ante ellos es importante recordarles todo lo que trae cambiar de generación de CPU.

Pero lo que queda claro es que estamos encantados con las novedades que ofrece, y que como CPU de la considerada gama media, tiene unos resultados muy positivos. El avance de los núcleos individuales es muy agradable y hay mucho potencial con la experiencia híbrida. Intel Core Alder Lake i5-12400 es una gran opción si llevamos mucho tiempo pensando en renovar nuestro PC porque es ideal para equipar un ordenador que nos vaya a durar varios años o más, y con posibilidades de expansión a medio plazo.

El hecho de que Intel acompañe la CPU con un disipador oficial adaptado a la nueva forma de superficie para disipadores es un detalle que se agradece. Al menos nos evita la búsqueda de un disipador, aunque si queremos mantener nuestras refrigeraciones líquidas, debemos de pedir al fabricante un kit para adaptarlo al socket LGA700.

  • Compatibilidad con la memoria en formato DDR5 y el protocolo PCIe 5.0.
  • Viene con un disipador oficial adaptado.
  • Increíble rendimiento mononúcleo.
  • Por sí solo, es una buena relación calidad-precio para ordenadores de gama media.
  • Una opción accesible para estar preparado para PCie 5.0 y DDR5 para cuando lo necesites.
  • Aprovechar muchas de las novedades que ofrece Alder Lake a día de hoy, un precio de entrada alto al necesitar una placa nueva sí o sí y una memoria de gama alta.
  • A día de hoy, mucho software aún no aprovecha el formato de memoria RAM DDR5.
  • Hay poco hardware que aproveche el protocolo PCIe 5.0, y ya se está preparando el PCIe 6.0.
  • Para poder apreciar notablemente las mejoras hay que venir de varias generaciones anteriores de Intel Core, e irse a los modelos con núcleos de eficiencia.

Mostrar más

Benjamín Rosa

Madrileño cuya andadura editorial empezó en 2009. Me encanta investigar curiosidades que después os traigo a vosotros, lectores, en artículos. Estudié fotografía, habilidad que utilizo para crear fotomontajes humorísticos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba