PC Games Hardware DP501 M

Aunque se diga que Facebook ha desarrollado una criptomoneda, es falso, nada tiene que ver con la realidad: un intento de pagar aún menos impuestos.

Las informaciones acerca de la creación por parte de Facebook de una moneda digital basada en la criptografía inundan la red. Esta red social pretende lanzar una especie de criptomoneda, aunque realmente no sea tal. No se puede considerar una criptomoneda, porque no será descentralizada y no será inmutable, entre otros parámetros. Antes de profundizar en la motivación de Facebook en lanzar una moneda digital basada en criptografía, explicare los motivos por el cual no debemos considerarla una criptomoneda, como pueda ser Bitcoin.

Características básicas de una criptomoneda

Para poder denominarse criptomoneda, como pueda ser Bitcoin, debe cumplir los siguientes requisitos:

  • Ser descentralizada: No estar controlada por ningún gobierno, entidad financiera o empresa privada.
  • Ser de código abierto: Bitcoin y la mayoría de criptomonedas son de código abierto, o lo que es lo mismo, el código puede ser auditado, verificado y usado como base para otras criptomonedas.
  • Ser auditable y trazable: Debemos tener la capacidad de ver origen y destino de todas las criptomonedas o al menos, ver qué cantidad de las mismas se transacciona.
  • No censurable: Esto quiere decir que nadie puede tener el poder de alterar la blockchain de la criptomoneda, por lo tanto, no se pueden borrar transacciones, bloquear cuentas, etc.
  • Favorecer la privacidad: Las claves públicas y direcciones públicas no almacenan datos personales de los usuarios y se pueden crear tantas como nos apetezcan.
  • Emisión controlada: Aunque no exista una cantidad máxima, la cantidad de monedas que se ponen en circulación deben estar claras. Bitcoin establece un límite de 21 millones de monedas y la cantidad que se libera la establece el halving. Ethereum no tiene límite de monedas, pero cada dos bloques se liberan 3 Ether.

Es necesario que se cumplan estos parámetros para que podamos considerar que es una criptomoneda. Corromper cualquiera de estos parámetros supone que debemos de dejar de denominarla de este modo. Aunque hay un caso en particular bastante polémico que trae cola hasta nuestros días y explicare brevemente a continuación.

The DAO y Ethereum

Debemos remontarnos al año 2015 cuando se desarrolla la primera Organización Autónoma Descentralizada o DAO por sus siglas en inglés. Este tipo de organizaciones se basan en Smart Contract dentro de la blockchain de Ethereum. Permite crear organizaciones autónomas que funcionan como una ‘empresa’ donde todos los miembros de la red tienen los mismos derechos de voto. The DAO fue la primera de estas y logro recaudar una gran cantidad de Ether para su desarrollo.

La problemática llega cuando un hacker encuentra una vulnerabilidad en el Smart Contract, lo hackea y se apodera de todo el Ether almacenado. Eso es un problema para la red, ya que una persona tiene una gran cantidad de monedas y podría tumbar el precio de Ether cuando quisiera.

Para solventar este problema se ideo un Soft Fork que modificara la cadena y corrigiera el robo. La comunidad acepto, pero hacer esto suponía crear una vulnerabilidad más grande. Ante esto se postuló un Hard Fork que suponía retomar la cadena antes del robo, suprimiendo las monedas robadas.

Se aplicó en el bloque 1.920.000 y en ese momento el 85% de los nodos aceptaron la nueva blockchain, mientras que un 15% no lo hizo. En ese momento se creó una bifurcación en la blockchain que recibe el nombre de Ethereum Classic.

Esta explicación muy simplificada y reducida deja ver como en Ethereum se modificó la blockchain para corregir un error externo a los desarrolladores. Es la única vez que se ha producido y fue tanta la polémica que posiblemente jamás se vuelva a dar. No es únicamente la polémica, sino el descredito  a la blockchain de Ethereum y el peligroso precedente que se creó.

Más información:

Los parámetros que hacen que Facebook no tenga una criptomoneda

Teniendo en cuenta los explicado en ‘características básicas’ nos damos cuenta que el primer factor es que Facebook es una empresa privada. Al ser creada por una organización centralizada deja de tener la capacidad de considerarse como criptomoneda. Para serlo debería existir descentralización, pero no es el caso.

Facebook además tendrá el control del código y será propietaria del mismo, así que no se puede analizar en busca de vulnerabilidades y no se podrán desarrollar mejoras para este mismo. Por ejemplo, Bitcoin al ser de código abierto ha permitido el desarrollo de Lightning Network.

LEER MÁS
Guía: herramientas básicas para la minería de criptomonedas

Quizá el aspecto más importante para que no se la pueda llamar criptomoneda es que su cadena de bloques o libro mayor distribuido (DLT) será mutable. Esto quiere decir que Facebook se reserva el derecho de modificar y/o eliminar transacciones, carteras, bloques, etc. Por lo tanto existirá censura.

La privacidad en esta criptomoneda desaparece por completo. Facebook posiblemente permitirá crear una única ID de wallet por usuario de la red social, por lo tanto estará asociada a un nombre y se pierde la privacidad. Debemos recordar que Bitcoin, Ethereum, Litecoin y tantas otras criptomonedas no guardan datos personales asociados a las direcciones.

Ni regulación ni impuestos

Facebook al igual que muchas empresas tecnologías tienen su sede en países donde la fiscalidad es muy baja. No es lo mismo tener la empresa en España, donde tienes que pagar una gran cantidad de tributos, como tenerla en países donde pagas menos del 5%. Pese a esto las empresas no son muy de pagar impuestos y han visto en las criptomonedas, el chollo del siglo.

Pese a que Facebook es una empresa ‘estadounidense’, el interés de la compañía está en pagar cuantos menos impuestos, mejor. Así mismo no existe una regulación clara acerca de cómo tributar las criptomonedas. Ante esto han visto el cielo abierto a las evasiones fiscales, pero a niveles desorbitados.

Muchas veces se habla de los problemas de regular las criptomonedas o de una regulación sin tener en cuenta la idiosincrasia de las criptomonedas. Se busca muchas veces una regulación poco realista para las mismas, como en España, que se quiere que por cada transacción se paguen impuestos. Esto es una aberración absurda fruto del desconocimiento o desinterés. Pero no es menos cierto que una regulación acorde a los aspectos técnicos y tecnológicos de las criptomonedas podría ser beneficioso.

Sometida a una gran presión

Actualmente Facebook está inmersa en una gran cantidad de escándalos por vender los datos de los usuarios al mejor postor. No existe la privacidad y cualquier dato, imagen, vídeo u otro que subamos a esta red social es susceptible de ser vendido. Es evidente que Facebook es una empresa, multimillonaria además, que tiene trabajadores que a final de mes quieren recibir su retribución.

Nuestros datos en la red social son fuente de información muy valiosa para terceras empresas. Muchos usuarios publican opiniones sobre productos, experiencias y otros datos que pueden servir a las empresas para desarrollar campañas de marketing más especializadas y agresivas.

Para saltarse todas estas restricciones Facebook ha ideado esta moneda digital. Posiblemente por publicar información, imágenes, vídeos y demás recibamos una contraprestación con esta moneda digital basada en blockchain. Vamos, que nos estará ‘pagando’ para que publiquemos información y ellos seguir ganando dinero, eso sí, sin el control de gobiernos.

Formato de Stablecoin

Es impresionante como este tipo de monedas se han popularizado tanto y solo valen para manipular el mercado. Tether fue la primera de ellas, pero hay una gran cantidad más, que pasó de nombrar.

Todas estas pseudo-criptomonedas se basan en la centralización y tener un valor fijo. Esto quiere decir que 1 Tether equivale a 1 dólar, más o menos y según dicen los desarrolladores. Cabe destacar que en el caso de Tether además se dice que todas las que hay disponibles están respaldadas por dólares, algo que parece bastante inverosímil.

Cualquier Stablecoin puede tener un valor fijo asociado a otra unidad de cuenta o dinero fiduciario. Por ejemplo, podríamos crear Stablecoin que sean 1:1 con el euro, rublo, peso mejicano, el yen o cualquier moneda de cualquier estado.

Facebook podría ligar su moneda digital a un precio fijo, que tenga par 1:1 con el dólar o con un precio fijo. Podría considerar que 1 Facebookcoin valga 10 dólares siempre, pase lo que pase. Si la dejaran libre y que fueran los usuarios en base a confianza, quienes establezcan un precio, podrían encontrarse con un sabotaje y que su invento no valiera nada.

Conclusión

La idea de Facebook no puede ser más sencilla y clara: saltarse las restricciones regulatorias, no tributar más de lo imprescindible y opacidad total. Esto permitirá a la empresa seguir operando, incluso aumentando sus márgenes de beneficios. Aquí quien saldrá perjudicado será el usuario, que creerá que está recibiendo una contraprestación por usar la red social, cuando en realidad recibe una limosna.

Aunque lo más importante y que he querido dejar más claro es que denominar a lo que implementara Facebook como ‘criptomoneda’ es una falacia, una mentira y una estafa.

Share.

About Author

Técnico Intermedio en PRL, Técnico Superior en Energías Renovables y en Desarrollo de Productos Electrónicos. Docente de Formación No Reglada. Exigente con el hardware y curioso por naturaleza. Kirchhoff, Maxwell y Thevenin mis maestros y mi pasatiempo el álgebra booleana. Igual te calculo el potencial eólico del viento para un panel fotovoltaico, que te calculo la generación solar de un aerogenerador... o algo así. Stargate es la mejor serie de la historia de la ciencia ficción y lo sabes.