ArtículosConectividad

Así afectó a Internet la caída de Facebook global del 4 de octubre

Ayer, día 4 de octubre, hubo una caída de Facebook global, y con él cayeron todos sus servicios adscritos. Estos eran WhatsApp e Instagram, con lo que la caída no era solo de la web,s ino de todo el ecosistema y quienes dependen en alguna medida de sus servicios como es la identificación mediante cuenta o su plataforma para la publicidad.

La caída de Facebook de ayer hizo pensar en la necesidad de descentralizar la enorme dependencia que tenemos de una única web que alberga gran parte del tráfico mundial de internet. De forma directa o indirecta, las pérdidas relacionadas con esta caída de seis horas pueden calcularse en cientos de millones de dólares, y uno se ha visto afectado a poco que utilice los servidores de Facebook para alguna parte de su negocio.

¿Qué pasó con la caída de Facebook?

Facebook y todos sus servicios estuvieron caídos el día 4 de octubre de 2021 durante casi 7 horas debido a un error interno. Dicho error borró sus dominios y subdominios de las tablas BGP durante lo que debía de haber sido una actualización rutinaria. Esto causó primero que no pudieran comunicarse entre los centros de datos de la propia Facebook, y luego que los errores de enrutamiento se extendieran al exterior, lo que provocó dicha caída de los servicios.

Dicho de forma sencilla, Facebook tuvo un problema de enrutamiento y sus dominios no podían resolverse con lo que si introducías su dirección o llamabas a cualquier elemento dentro de su ecosistema, no funcionaba. Esencialmente se aislaron ellos mismos de internet y no podían hacer nada si no era ir físicamente a sus servidores para solucionarlos en persona.

Dado que Facebook tiene sus servicios de Instagram y WhatsApp en sus servidores, si cae uno, caen todos. Es por esto por lo que la caída ha tenido tantos efectos y se ha notado en numerosas situaciones del día a día o en negocios.

¿Qué es BGP y qué tiene Facebook que ver?

BGP es un sistema distribuido mediante el cual las grandes operadoras de Internet, o las grandes empresas que pueden permitirse opera sus propias redes, comparten las direcciones de Internet o los sistemas autónomos. Al tener un problema de enrutamiento BGP, Facebook borró sus datos del resto de redes y desapareció de Internet temporalmente.

LEER MÁS
Resumen de la conferencia de Intel en la Computex 2021

El re-enrutamiento de las peticiones de conexión que quedaron perdidas por culpa de la caída de Facebook también afectó al sistema DNS mundial. Las conexiones se hicieron más lentas a medida que smartphones y ordenadores de todo el mundo repetían y repetían las llamadas y tenían que ser redireccionadas.

La caída global de Facebook demostró el peligro del Internet of Things

Internet of Things es un concepto que se usa mucho para referirse a cuando se instalan servicios de control mediante aplicaciones y conexiones a un servidor. La domótica es un tema que ha apasionado a los amantes de la tecnología que piensan en numerosas forma de mejorar la calidad de vida de los usuarios mediante servicios en internet.

Pero con el paso del tiempo, el Internet of Things ha recibido muchas críticas debido a la dependencia de muchos dispositivos que tienen para funcionar al ser el funcionamiento mediante internet la única forma de control o validación. Existe un descalificativo para esto, y es «Internet of Shit» y se suele aludir a ello cuando una aplicación falla y no se conecta, a que se precise de una actualización para un electrodoméstico que no lo necesitaba originalmente, o cuando el servicio deja de funcionar para siempre y el dispositivo es un enorme pisapapeles.

En este caso de la caída global de Facebook, les afectó incluso a ellos mismos a nivel físico. Las tarjetas de identificación de los empleados de Facebook funcionan mediante el mismo servidor en el que están alojados, y si el servidor está caído, las tarjetas no pueden funcionar. Tampoco podían usar las comunicaciones internas. De esta forma, Facebook sufrió en sus propias carnes el Internet of Shit.

Con la enorme proliferación de la domótica unida a los servicios de Alexa de Amazon, o los Chromebooks que dependen de servicios de Google, da de qué pensar en qué opciones quedarán para estos dispositivos en cuanto decidan que darles soporte no les beneficia. Un ejemplo de ellos es el de la PSP Go, la versión íntegramente digital de la consola que a día de hoy no puede acceder a la tienda de juegos, y el mismo peligro corren las Xbox series S y la PlayStation 5 All Digital, por decir unos dispositivos de consumo que dependen íntegramente de conexión a servidores de terceros.

LEER MÁS
Las mejores alternativas a Elitetorrent [Noviembre 2020]

Los daños de la caída de Facebook

El impacto interno de la caída a nivel económico es difícil de calcular. Facebook lleva años con demandas y acusaciones de no cumplir con legislaciones sobre el uso de lso datos de sus usuarios y su privacidad, y este apagón ha renovado las críticas. Durante el apagón, las acciones de Facebook cayeron un 5% aproximadamente, que son varios cientos de millones de dólares en valor bursátil. Esto se debe a que demasiados elementos del mundo dependen de Facebook y su sistema, con lo que hay un alto riesgo de que si un error entra, cientos de miles de servicios externos sufran problemas.

Empezando por todas las empresas y servicios públicos que usan principalmente WhatsApp, Facebook e Instagram para anunciarse y lanzar incluso comunicados oficiales a sus clientes y ciudadanos, Existen otras redes sociales y medios de comunicación como Twitter, Telegram o TikTok. La caída de Facebook demuestra la necesidad de distribuir las líneas de comunicación entre usuarios y comunicadores en el caso de que alguno de estos precise de usar redes sociales para sus comunicados. Y este es solo uno de los ejemplos.

También hay un enorme impacto externo. La caída ha provocado incomunicación entre usuarios que usan mayoritariamente WhastApp para tener conversaciones a su ritmo sin tener que gastar SMS ni contar los caracteres., Hay muchos negocios que dependen de Instagram o Facebook para conseguir clientes mediante la publicidad y sus publicaciones, con loq ue la caída les ha dejado sin su principal escaparate comercial. Se estima que Facebook ha podido perder entre 60 y 100 millones de dólares pero para los comercios externos que usaban Instagram o Facebook para promocionarse y WhatsApp como forma de comunicación, las pérdidas son mucho mayores.

Esta caída de Facebook global es un ejemplo de la necesidad de tener numerosas vías de comunicación, y promoción, y los riesgos de la excesiva centralización. Pero a la ves, es casi imposible salir de la posición de dominancia y influencia que tienen Facebook, Instagram y WhatsApp.

Mostrar más

Benjamín Rosa

Madrileño cuya andadura editorial empezó en 2009. Me encanta investigar curiosidades que después os traigo a vosotros, lectores, en artículos. Estudié fotografía, habilidad que utilizo para crear fotomontajes humorísticos.
Botón volver arriba