Otros

Las webs y apps de valoración de personal condicionan injustamente a los trabajadores

Valoraciones negativas empeoran las condiciones de un trabajador que no tiene la culpa. Su uso da pie a despidos sin indemnización por parte de empleadores. Una valoración imperfecta o una mala nota “por la gracias” es suficiente para justificar un despido.

Nos ha pasado que tras llamar a nuestra compañía telefónica nos llaman para valorarla nuestra llamada. Esta valoración en realidad condiciona al teleoperador que recibe nuestra llamada y de ella dependen su trabajo y sueldo.

Estos cuestionarios se han extendido a las apps como Glovo o Deliveroo para valorar a sus repartidores. Los hay en grandes tiendas que nos preguntan sobre nuestra satisfacción. Lo que parece una forma de preguntar al cliente para mejorar el servicio, se usa como justificante para despedir a trabajadores y empeorar sus condiciones.

Camareros, repartidores, vendedores e instaladores de fibra óptica están condicionados por valoraciones electrónicas arbitrarias

Estas valoraciones que preguntar al cliente por su experiencia hacen que un trabajador reciba el castigo por problemas relacionados con la empresa. Repartidores que dependen de estas valoraciones explican que una buena valoración les permite entrar en las franjas de demanda más alta. Para ello necesitan una puntuación de 97 sobre 100 y una valoración que no sea perfecta hace mucho daño. Algo propio del restaurante como que la comida no llegue caliente por una mala organización hace que sea el repartidor quien reciba una crítica negativa.

También afectan a trabajadores contratados como los de una empresa de telefonía. Un instalador de fibra óptica dice a las personas a las que ha hecho el servicio que llamarán para pedir una valoración. Se supone que es para valorar la empresa pero en realidad es para valorar al trabajador. De esta llamada depende su sueldo y trabajo si la puntuación no es perfecta. Pero las opiniones suelen estar más relacionadas con la propia compañía que con el servicio del trabajador.

LEER MÁS
Podemos ver como es el proceso de fabricación de los AMD Ryzen en un vídeo de YouTube

Cuidado con valorar injustamente a un trabajador

Estas formas de calificar a empleados están siendo muy utilizadas para despedir fácilmente a empleados. Pueden echar a un empleado sin indemnización por baja de rendimiento al ser presentables ante un juez en caso de disputa. Aparte de las historias que publica el artículo de El País, se pueden ver más historias en Twitter.

Una tienda de telefonía considera un 8 como “suspenso” y los trabajadores pueden perder bonos o ser despedidos. En el caso de las máquinas en centros comerciales, los trabajadores deben vigilar que los niños no den varias veces al botón rojo y que no que haya gente “intentando ser graciosa”.

Desde aquí animamos a los clientes que no vuelquen en los empleados sus frustraciones con las empresas. Muchos de esos empleados trabajan cara al público cobrando el salario mínimo y condicionados por este sistema. La mejor forma de ayudar a estos trabajadores es dando siempre la valoración máxima si ha sido satisfactorio. Y sólo deberíamos usar las negativas cuando sea necesario.

Fuente: El País

Benjamín Rosa

Madrileño cuya andadura editorial empezó en 2009. Me encanta investigar curiosidades que después trae a nuestros lectores en sus artículos. Estudié fotografía, habilidad que utiliza para crear fotomontajes humorísticos.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar