Ir a la barra de herramientas
CienciaNoticias

Tecnología y eficiencia energética, dos conceptos que van de la mano

La tecnología y eficiencia energética, dos conceptos que van de la mano, son cada día más asiduos en las empresas. Así, existen múltiples acciones que podemos llevar a cabo para conseguir una mayor sostenibilidad en la compañía. De esta forma, conseguiremos un ahorro energético que, indudablemente, irá ligado a un ahorro económico. Estos dos conceptos son cada día de mayor importancia para empresas con un alto grado de complejidad tecnológica. Así, la posibilidad de conseguir un ahorro energético y económico supone un gran aliciente para las mismas. Para ello, os traemos algunos de los elementos que aparecen en el mercado para conseguir una mayor eficiencia energética.

Los CPD en el campo de la tecnología y eficiencia energética

Uno de los elementos que más consumo producen en el sector tecnológico son los CPD. Los centros de procesamientos de datos requieren una gran cantidad de refrigeración. Así, los CPD consumen aproximadamente 30.000 millones de vatios alrededor del mundo. Esto supone entre un 1,5% y un 2% del consumo energético mundial. Por esta razón, el objetivo de reducir esta cantidad supone un ahorro no solamente energético, sino también económico. De esta forma, la inversión en gestión de centros de procesamientos de datos ha aumentado de forma exponencial estos últimos años. La mayor parte de este presupuesto se ha destinado a gestión de los centros. Sobre todo, en el área mecánica y de la electricidad.

Existen varias alternativas para conseguir una mayor sostenibilidad en los CPD. De esta forma, nos encontramos con iniciativas llamadas Green IT que tratan de reducir el consumo de energía en los centros de datos. Para ello, en muchas ocasiones, parte del trabajo de los servidores se ha desplazado hacia solucione virtuales. De este modo, podemos contar con centralización de plataformas, opciones de cloud computing o políticas de reciclaje. Así, la huella que produce el centro de procesamiento de datos de una empresa se ve claramente reducida.

Por otro lado, la tecnología y la eficiencia energética también son grandes aliados. Así, encontramos los sistemas freecooling que ayudan en la climatización de los CPD. Este tipo de sistemas emplean el aire exterior para reducir la temperatura dentro de la habitación. Una de las grandes ventajas de este sistema es el bajo coste que requiere. Así, el aprovechamiento del aire exterior nos permite utilizar un elemento gratuito como medio para conseguir un lugar más sostenible. Gracias a este sistema, las emisiones se ven reducidas hasta un 54% de CO2 y el ahorro energético puede llegar hasta el 80%.

Tecnología y eficiencia energética: tecnología LiFi

El término LiFi es un concepto que está totalmente ligado a la tecnología y eficiencia energética. De esta forma, una de las últimas novedades tecnológicas surgidas en este campo se corresponde con las comunicaciones a través de la luz. Este sistema permite realizar comunicaciones a través de las ondas de la luz. En lugar de utilizar las ondas de radio, como se hace de forma tradicional, se vale de este otro espectro para ello.

El concepto, surgido en una charla del profesor Harald Haas en un encuentro TED Global Talk, data del año 2011. El mismo Harald ya había comenzado en el año 2010 a promover este tipo de tecnología con el apoyo de Digital Communications. Su origen parte del mismo concepto que la iluminación tipo LED. A través de esta, el profesor trata de desarrollar otro tipo de tecnologías ópticas inalámbricas que mejoren las comunicaciones, la navegación… De esta forma, el ahorro energético en las comunicaciones y, por tanto, en la tecnología usada por las empresas se ve reducido de forma drástica.

Sin embargo, este tipo de tecnologías presentan tanto ventajas como desventajas. Así, la velocidad es mayor que a través de otros medios. Además, no se producen interferencias a través de radio frecuencias. No se necesitan circuitos ni antenas o receptos muy complejos ya que el sistema es muy similar a los infrarrojos. Y, por último, en el apartado de ventajas, se puede conseguir iluminar una estancia y transmitir una comunicación al mismo tiempo, lo que supondría un gran ahorro energético.

Por otro lado, sus desventajas residen aún en la dificultad para traspasar objetos, cosa que si hacen sus competidoras como las ondas de radio, y el escaso alcance que permiten, con un máximo de entre 5 y 10 metros.

Roberto Solé

Técnico en sistemas de generación de energía sustentables e instalador de sistema de distribución de energía en vivienda. Trabajo delante de un PC, en mi tiempo libre estoy delante de un PC y cuando salgo de casa estoy pegado a la pantalla de mí smartphone. Cada mañana cuando me levanto cruzo el Stargate para hacerme un café y empezar a ver vídeos de YouTube mientras hago ver que escribo aquí. Una vez vi un dragón... ¿o era un Dragonite?

Publicaciones relacionadas

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba