AnálisisPerifericos

Kit OMBAR Softbox para fotos y video- Review

Ahora que con internet, redes sociales y otras plataformas en las que los usuarios suben contenido, cualquiera puede probar a tener una carrera fotográfica con una cámara y montones de plataformas para fotógrafos aficionados, o streamers o creadores de vídeos, las necesidades de una buena iluminación democratizada han crecido. Queremos decir, que ahora la gente de a pie quiere equipos para iluminar modelos o sets que sean accesibles a todo el mundo, y para ello está el Kit OMBAR Softbox con el que nos encontramos hoy.

La intención de Ombar idea es que sea un kit de softbox, o cajas de luz difusa, que cualquier persona pueda usarla para mejorar la iluminación de su sala. Ya sea a la hora de hacer streamings, grabar para vídeos o ahcer fotos y que la iluminación tenga una apariencia profesional.

Agradecemos a OMBAR que nos haya cedido el producto para su review

Vista previa Producto Precio
Kit OMBAR Softbox Kit OMBAR Softbox 79,99 EUR

Unboxing

El kit de softbox nos ha venido en una caja de cartón, con el logotipo de de OMBAR en un lado.

Lo abrimos y nos encontramos con que parte del equipo viene en una bolsa dedicada. Es muy de agradecer tener una bolsa marcada y con asas para su transporte, dado que nos permite almacenarlo y transportarlo con el menor riesgo de que se lastimen. Estos materiales pueden ser muy sensibles, especialmente las bombillas, con lo que una manera segura de almacenarlo y transportarlo se antoja como algo imperativo.

Cada una de estas cajas contiene una de las bombillas de calidad fotográfica. Incidimos en ello porque cumplen con unos requisitos de potencia lumínica, estabilidad de la luminancia y temperatura de color precisa. Con esto se consigue que haya suficiente luz sobre los objetos a fotografiar o sobre el escenario a iluminar, que no haya variación de la cantidad de luz para tener siempre una medición precisa, y que la luz sea lo más neutra, cálida o fría que indican.

No son bombillas de bajo consumo o LED que puedes encontrarte en tiendas de barrio. Sí, esas bombillas pueden darte una solución, pero están más enfocadas a los trabajos amateur que a ser una solución profesional. Si quisiéramos tener en nuestra habitación, salón, trastero, garaje o cualquier otro lugar un lugar para fotografías de calidad, un equipo como este es imprescindible. Y no es caro sabiendo que dan mucho juego.

Cada bombilla de las softbox viene totalmente protegida en poliestireno para evitar golpes y arañazos. Recomendamos muy encarecidamente no romper ninguna de las cajas ni el poliestireno para asegurarnos de que las bombillas tienen un lugar seguro alq ue volver una vez terminemos nuestro trabajo con las softbox si tenemos que desmontarlo.

Estas bombillas son caras y no son fáciles de conseguir si queremos tener una luz de calidad en nuestro estudio o set de streaming. Cualquier esfuerzo que hagamos en mantener los embalajes de protección nos beneficiará teniendo lugares donde guardar de forma segura estas bombillas, porque no vienen con ninguna caja acolchada de almacenamiento dedicada como sí pasa con la bolsa para llevar los trípodes.

Al abrir el poliestireno protector nos encontramos con esta bombilla alargada y con el cristal en espiral. Solo viendo el tamaño de la rosca es fácil ver el tamaño que tienen.

En los detalles impresos en el casquillo se ven el tipo de bombillas que son. Una potencia de 125 W, una temperatura de color de 5500 K, y un consumo de 220 V. No son para nada bombillas para usar normalmente ni durante mucho tiempo, pero es lo que la calidad de iluminación profesional requiere.

Los propios kits vienen en unas cajas blancas separadas. Dado que este es un kit con dos sotfbox, para mostarr el diseño solamente tendremos que abrir uno.

Para guardar cada uno de los trípodes, vienen totalmente compactados a su mínima expresión. Recogidos ocupan muy poco, pero una vez puestos en escena y extendidos, el espacio que ocupan es considerable.


Diseño del Kit OMBAR de softbox para foto y video

Los reguladores de presión para las diferentes articulaciones y extensiones de los trípodes. Nos permiten una gran maniobrabilidad para enfocar la luz desde cualquier posición.

Puestos en pie, sin extender las patas telescópicas. Tienen una buena estabilidad incluso con tan poca área.

Cuando no están extendidas las patas, la propia base que sujeta el poste central hace se soporte en el suelo. Esto a la vez puede dar estabilidad, como puede desestabilizar el trípode si se está en un terreno algo irregular.

Así es cómo quedan los trípodes recogidos en su bolsa. Se evitan arañazos y la bolsa absorbe los golpes que sucedan.

Ahora sí, montamos una de las propias softbox en uno de los trípodes. El montaje ha sido especialmente sencillo y sin complicaciones. Se agradece un montaje así de fácil, dado que no va a ser traro que si somos profesionales, ya sea fotógrafos, youtubers o streamers, tendremos que desmontarlo si el espacio es de uso común o cotidiano. No solo por el tema del espacio,s ino por la seguridad de del equipo.

Ahora sí, montamos una de las propias softbox en uno de los trípodes. El montaje ha sido especialmente sencillo y sin complicaciones. Se agradece un montaje así de fácil, dado que no va a ser traro que si somos profesionales, ya sea fotógrafos, youtubers o streamers, tendremos que desmontarlo si el espacio es de uso común o cotidiano. No solo por el tema del espacio,s ino por la seguridad de del equipo.

Cada uno de los kit de softbox tiene un pequeño interruptor de corriente paras encenderlo y apagarlo cómodamente. Se agradece además que tengan un pequeño relieve para saber qué lado tiene que estar abajo para iluminar y así saber si hay problemas en la corriente o no.


Galería


¿Para qué sirve una softbox como esta?

Este equipo de varias softbox de OMBAR pretenden que cualquier persona que quiera invertir en una buena iluminación, pueda permitírselo. ¿Por qué alguien querría pagar por una mejor iluminación? Habitualmente, la iluminación normal de una habitación no es del todo suficiente para tener un resultado que no ´de sombras indeseadas.

Pongamos de ejemplo que tratamso de iluminar un set para hacer una sesión de fotos a un modelo, sea humano u objeto. La luz natural del sol no la podemos controlar y estaremos a merced de las horas de luz y del clima, además de factores tan pequeños pero muy importantes como la inclinación y la temperatura.

Ahora vamos a intentar hacer las fotos en un estudio cerrado. Puedes pensar que vale con las luces y bombillas que uno tiene en casa, pero no dan un resultado muy positivo. Puesto que tanto las lámparas y bombillas normales no están hechas para obtener una iluminación con buen acabado, los estudios de fotografía usan varias de estas softbox para controlar al máximo la iluminación.

En primer lugar está la inclinación o dirección de la luz. Las softbox refleja y enfocan toda la luz de una bombilla sobre el sujeto a fotografiar, de forma que la luz no rebota en paredes. Las bombillas tienen una temperatura de color muy clara, con lop que sets de bombillas de diferentes temperaturas pueden usarse en diferentes situaciones si se requiere un dominio de color diferente, sea más cálido, frío o neutro. Por último, la pantalla difusora hace que

Al final es entender que para tener una iluminación de calidad que parezca profesional o se acerque a ello, no vale con bombillas de una tienda y un flexo normal. Se necesita un equipo adecuado y este kit de softbox son lo necesario y lo imprescindible para que la iluminación para hacer fotos, grabar escenas en un vídeo de Youtube o preparar una habitación para hacer un streaming y que la calidad de la iluminación sea buena.


¿Es mejor un aro de luz LED o softbox?

Hay veces en las que un aro de luz LED puede ser una buena opción. Pero hay que pensar que un aro de luz LED tiene sus limitaciones. Fueron diseñados para iluminar un objeto muy cercano y usar poca energía, pues pueden ser alimentados con una batería externa o por USB. Son una muy buena opción de bajo presupuesto o portátil si tenemos el espacio muy limitado ya sea a la hora de guardarlo, posicionarlo o si nuestro espacio es pequeño.

Un aro de luz es la solución ideal para quienes tienen un presupuesto limitado y su contenido es principalmente de primer plano como pueden ser selfies o un streaming delante del ordenador. Es un caso de uso para el que una softbox puede ser algo excesivo, pero cuando queremos una iluminación de calidad o iluminar toda una escena como puede ser un escenario o habitación, si queremos que la luz de las lámparas no genere sombras hacia abajo, una softbox es una forma ideal para iluminar.

No es una opción para nada cara, pero sí que para muchos que no están iniciados en el apartado de la iluminación de interiores, puede parecer que las alternativas baratas o caseras son mejores. Una softbox tiene sus prestaciones que justifican el gasto más elevado que el de un anillo LED. Como ya dijimos, nos permite iluminar una estancia entera de una forma uniforme, ya que la potencia que tiene hace que la luz tenga mucho más alcance y no se pierda luminosidad a los pocos metros.

En enfoque direccional de los softbox con los bordes reflectantes hacen que se enfoque la luz a una dirección precisa sin que rebote de forma descontrolada en un lado. Así se usa al máximo toda la bombilla para iluminar la sala o el modelo. Tememos de ejemplo muy parecido con los faros de un coche, capaces de iluminar una carretera varios metros por la noche y ante la niebla. Toda la superficie que rodea el faro hace que sea una superficie reflectante sobre la que puede rebotar la luz y están puestos de un modo que concentra la luz en una sola dirección para que se desperdicie la menor cantidad de luz que debería de ir para iluminar la carretera. Los faros antinieblas tienen una forma y dirección que concentra más la luz y la redirecciona al frente para mejorar la visibilidad.

Este concepto es el que usan las softbox para iluminar un espacio, y es por esto por lo que los profesionales de fotografía y streamers que hacen contenido fuera de su escritorio lo usan. Es un espectro de usuarios muy reducido, pero que agradecen estas soluciones para mejorar la iluminación.


Si soy streamer o youtuber, ¿merece la pena un kit de softbox de Ombar?

Podemos decir sin temor a equivocarnos que cualquier inversión que puedas hacer para mejorar la imagen de tus streamings o vídeos, será siempre de agradecer. La claridad de una imagen es parte de la imagen de marca de una persona que hace contenido. A no ser que tengas mucha fama y un seguimiento fiel o sea parte de un estilo artístico claro, una mala calidad de imagen puede ser crucial a la hora de atrapar a la audiencia.

Una mala iluminación da ese aspecto de baja calidad y bajo presupuesto. Incluso en un podcast donde se vea a los colaboradores hablando, un formato muy habitual para quienes consumen a través de youtube; puede necesitar de una buena iluminación para el set en el que se ha grabado. Al final es ayudar a generar una imagen agradable de ver, y eso siempre es un buen añadido para los contenidos de los creadores de contenido.

Si te preocupas por el fondo, el overlay o la calidad de sonido, deberías preocuparte por la calidad de la iluminación. Aunque sea por evitar sombras que puedan dar la sensación de que son ojeras o que reafirmen rasgos no deseados. Algo tan sencillo como una luz direccionada y difusa que no genere sombras duras es una justificación para la softbox en tu espacio de trabajo creando contenido.


Experiencia y conclusiones con el Kit de softbox de Ombar

Hemos probado este kit de softbox de Ombar, concretamente de dos unidades con trípodes y bombillas, en nuestra oficina. Comparado con la luz que daba luz que ya tenemos en la oficina, a la hora de hacer sesiones de fotos de muestras hemos tenido un mejor control de la iluminación. Hablamos de objetos en una mesa y nuestra propia sombra fue eliminada de las fotos. Esto se nota sobre todo cuando usamos un kit de dos softbox con el que tendremos dos fuertes fuentes de luz. Pero al ser difuminadas, la sombra que generábamos al estar delante de una de las fuentes de luz era mucho menos pronunciada y más disimulada.

El montaje ha sido especialmente sencillo. Si seguimos con atención las instrucciones, se puede aprender todo sobre el montaje y posicionamiento de este kit de softbox de Ombar. Para ser una opción que muchos profesionales pueden considerar de bajo precio, tiene buenas prestaciones. Una de ellas es que los softbox son autoabribles para un montaje más fácil. Todo el paquete dice “fácil de montar“, con lo que cualquier streamer o creador de vídeo amateur puede fácilmente considerar estos softbox de OMBAR como parte de una inversión para mejorar su equipamiento.

Hay pocas cosas que podemos decir que no nos han gustado de estos softbox de Ombar. Se podrían resumir en que no tienen tanta personalización como esperábamos, pero no es un problema grave. Hemos intentado y por mucho que quisiéramos, no podíamos rotar sobre su eje las cajas para cambiar la dirección de enfoque sin tener que levantar y reequilibrar el trípode. El otro problema es que si por razones de espacio o de necesidades de iluminación hay que poner la el soporte en horizontal, no vamos a poder compensarlo con la abatibilidad hacia adelante y hacia atrás. Son pequeñas cosas que se pueden evitar y solo los más exigentes pueden verlo como un problema.

Viendo que tienen un precio bastante atractivo este kit de softbox de OMBAR, especialmente si los pedimos en un paquete de dos o tres trípodes y vienen con las bombills necesarias; es un paquete que podemos recomendar fácilmente. Eso sí, a quienes realmente quieren una iluminación bien clara y sin ninguna dominancia de color en la escena.

El montaje y puesta en escena ha sido muy fácil, con lo que si incluso no tienes experiencia montándolos, no vas a tener problemas. Todos los ejes y tuercas que manejas se entienden con claridad su uso y a pocos que los fuimos manejando, pudimos calibrar las luces de los softbox de forma más rápida y eficiente.

La pantalla difusora consigue su objetivo de difuminar la luz para no tener sombras duras y que si se enfoca a la cara, la luz no resulte deslumbrante ni incómoda. Puede fácilmente ser la nueva fuente de luz de tu streaming si puedes dedicarte profesionalmente o de forma semi-profesional a esto.

  • Buena relación calidad-precio para quienes quieren mejorar la iluminación de sus sets de steaming o de vídeo.
  • Los softbox son autoabribles y facilitan el montado.
  • Las bombillas que vienen de serie son de buena calidad.
  • Trípodes con sistema de tuercas que mejora la presión del tubo.
  • El kit incluye una bolsa para cada trípode.
  • Las cajas no se pueden rotar.
  • Al ponerles el soporte de bombilla en horizontal se pierde la compensación de inclinación adelante y atrás.
  • No incluye una caja acolchada para guardar las bombillas. Hay que guardar con cuidado las cajas originales y el poliespan.

Kit de softbox OMBAR

Una buena solución de iluminación para streamers, fotógrafos, youtubers y más. Son muy accesibles de precio y no carecen de calidad y prestaciones.

User Rating: Be the first one !

Mostrar más

Benjamín Rosa

Madrileño cuya andadura editorial empezó en 2009. Me encanta investigar curiosidades que después os traigo a vosotros, lectores, en artículos. Estudié fotografía, habilidad que utilizo para crear fotomontajes humorísticos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba