Internet

Google Stadia ha derrochado millones en portar juegos ‘antiguos’ y en exclusivos cancelados

Google Stadia ha quemado decenas de millones de dólares en portar juegos y en juegos exclusivos que se han cancelado repentinamente

La industria de los videojuegos mueve miles de millones cada año y no deja de crecer. Esta industria es muy próspera, con una cantidad de plataformas disponibles donde jugar. Google Stadia nacía como una plataforma muy prometedora de gaming en la nube, que se ha quedado en nada. Bueno, realmente Google Stadia ha quedado en un derroche de dinero sin pies ni cabeza.

Google Stadia ha quemado millones de dólares para crear un negocio insostenible

Cualquiera que siguiera el anuncio de Google en 2019 de la plataforma Stadia, se sorprendió con las promesas. Latencias muy bajas con los servidores, multijugadores brutales, conexión directa con YouTube o promesas de juegos. Nada de todo aquello se ha materializado, quedando la plataforma en practivamente nada.

Jason Schreier, periodista de Bloomber, ha dado datos sobre el ruinoso negocio de Google Stadia. El primer traspiés fueron las previsiones de ventas del paquete Premium de Google Stadia que incluía un mando y un Google Chromecast. Se estimaron «cientos de miles» de unidades vendidas, buscando competir directamente con las consolas.

Además, la plataforma solo ha buscado importar juegos, como el Red Dead Redemption II. Algunos de los port han costado grandes cantidades de dinero. Google pago 20 millones de dólares a Ubisoft por tener en Stadia los Assassin’s Creed y The división. Pero el derroche no termina en este punto. Se han pagado hasta 1 millones de dólares a unos 20 estudios pequeños para que desarrollaran juegos para la plataforma. La idea era encontrar un pelotazo como Valheim, pero no se ha conseguido.

Shreier indica que el problema «fatal fue el marketing». La promesa de ser el «futuro de los juegos» era venirse muy arriba. El periodista indica que un lanzamiento discreto y desde ahí crecer hubiera sido una apuesta más lógica. El claro ejemplo es NVIDIA GeForce NOW, una plataforma discreta que ha ido creciendo.

LEER MÁS
Estados Unidos aumenta las hostilidades con China con el veto a Huawei, pero es algo que viene de lejos

Para que nos hagamos una idea, los desarrolladores estaban sorprendidos de las cantidades dispuestas a gastar por parte de Google. Todo para portar en la mayoría de casos juegos antiguos sin mucho interés. La falta de exclusivos ha sido un gran problema para la plataforma.

Un cúmulo de sin sentidos

Los desmanes de Google con Stadia son enormes. Muchas de las promesas no estarían disponibles hasta mucho tiempo después. Además, el kit Pemium con el mando y Chromecast tenía un precio de 130 dólares. Pero para rematar el sinsentido Google fabrico una enorme cantidad de mandos para Stadia, tantos que el año pasado regaló una gran cantidad del excedente.

Aunque hay que destacar que los desarrolladores estaban muy interesados en la plataforma. No tener limitaciones de memoria o poder usar una IA robusta eran grandes atractivos. Incluso se estaba desarrollando un juego exclusivo que parecía ser un cruce entre un asistente de Google y un Tamagochi. Este permitía la interacción con los jugadores de todo tipo de formas divertidas.

Todo se fue al traste el 1 de febrero cuando Google paralizado sin previo aviso el desarrollo interno. La plataforma seguirá funcionando, pero sin exclusivos. Algo que impedirá competir con las consolas y llegar al gran público.

Posiblemente Google Stadia se vaya al sótano de los fracasos de Google. Una gran cantidad de plataformas que prometían mucho, pero que con el desinterés se han cargado. La suerte para plataformas como YouTube es la masa de contenido y público que la sustentan, porque si los problemas que genera ahora, se hubieran dado hace algunos años, también estaría fuera.

LEER MÁS
Assassin's Creed Valhalla en la Xbox Series X se ejecutará en 4K @ 30FPS sin Ray Tracing
Mostrar más

Roberto Solé

Director de Contenidos y Redacción de esta misma web, técnico en sistemas de generación de energía renovables y técnico electricista de baja tensión. Trabajo delante de un PC, en mi tiempo libre estoy delante de un PC y cuando salgo de casa estoy pegado a la pantalla de mi smartphone. Cada mañana cuando me levanto cruzo el Stargate para hacerme un café y empezar a ver vídeos de YouTube. Una vez vi un dragón... ¿o era un Dragonite?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba