Desinstalar Facebook y Messenger, dos aplicaciones con poco uso, ha supuesto ganar en autonomía para mi smartphone y en fluidez de uso.

Permitidme lectores que hoy lance una entrada un poco diferente y personalista. Para establecer los precedentes de manera adecuada os debo contar que tengo un smartphone Huawei (no me pregunteis modelo, es prestado después de que mi BQ muriera). Tiene una función este smartphone (no se si todos los modelos de la compañía van igual) que te chiva las aplicaciones que más recursos y por tanto batería, están consumiendo en segundo plano. Una función que se agradece, porque te permite controlar y saber cuales son las aplicaciones más ineficientes, y que me ha revelado el elevado consumo de recursos de la App de Facebook.

Tengo bastantes aplicaciones en mi terminal, pero a fin de cuentas uso Twitter, Chrome, Instagram, Telegram, Feedly, LinkedIn, YouTube, Whatsapp, Chrome, Spotify y Slack, que son las que tengo puestas en la pantalla de inicio. Hace poco, concretamente dos semanas, en esta posición tenía Facebook, que he reemplazado por LinkedIn y en la segunda hoja de aplicaciones tenía Messenger.

Twitter y LinkedIn tienen servicio de mensajeria privada dentro de la aplicación (Instagram tambien, pero jamas lo he usado) lo cual es interesante y te permite comunicarte fácilmente. Es curioso como Facebook te obliga a instalar una segunda aplicación si quieres hablar por privado con tus contactos de la red social.

Esta parrafada que puede aburrirte, soy consciente, me lleva a decir que hace dos semanas quite Facebook y Messenger de mi terminal, cansado de que varias veces al día, sin ejecutar ninguna de las dos aplicaciones, el terminal me informara que estas aplicaciones consumian recursos y bateria de mi terminal.

Soy consciente de que las aplicaciones son altamente ineficientes en general y tienen una compilación y un nivel de depuración de código bastante malos. Lo que es inadmisible a mi modo de ver es que Messenger, que lo he usado un par de decenas de veces, con suerte, se ejecute sin mi permiso y Facebook, una aplicación y red social que he dejado de usar debido a que no me aportan nada y no me interesa el contenido que se genera en estas, consuman batería sin usarlas.

La intromisión de Facebook llega un punto en que supera a la supuesta intromisión de la NSA y otros servicios de ciberespionaje gubernamentales (más leyenda urbana que otra cosa), es más, creo que la intromisión y el robo de datos para venderlo a terceros de Facebook toca la indecencia. Una cosa es que paguemos con nuestros a las empresas para que nos den un servicio gratuito, siendo nosotros los que decidimos qué datos damos y otra es la ejecución en segundo plano para recabar datos que no queremos ofrecer.

¿Vivo más tranquilo sin estas aplicaciones en mi terminal? Pues mira, vivo igual que antes, pero con más batería en el móvil.

LEER MÁS
Informan de una variación del WannaCry en Pekín sin 'kill-swich' y España creara los ciberreservistas
Share.

About Author

Leave A Reply