Sentencia histórica en Francia obliga a Valve a permitir la venta de juegos entre los usuarios de la plataforma Steam, como dice la legislación europea.

El pasado año llego al mercado la Epic Games Store con la idea de competir directamente con Steam, la tienda digital de Valve. De momento parece que este competidor ha afectado más bien poco a Valve. Pero ahora llegan noticias desde Francia que sí podrían generar problemas a la compañía estadounidense. Todo porque un grupo de consumidores denominado ‘UFC-Que Choisir’ está en plena batalla legal contra Valve.

Dicha batalla legal tiene que ver con la posibilidad de vender los juegos y otro software que tenemos en nuestra biblioteca. Cuando todo se basaba en unidades ópticas, era relativamente vender o cambiar juegos con amigos. Esta posibilidad con el formato digital de Valve no es viable y eso parece ser un problema.

Valve podría permitir la reventa de juegos en Steam en la región europea

Pues bien, la contienda judicial tiene la primera resolución. El Paláis de Justice de París ha sentenciado que es legal la reventa de videojuegos en Steam para los usuarios europeos. Así que Valve se verá obligada a implementar un sistema que permite la venta de juegos entre usuarios en Steam.

La sentencia es una excelente noticia para los aficionados a los videojuegos. Actualmente Steam permite vender cajas, skins y otros elementos de diferentes juegos. No se permite, de momento, la venta entre usuarios de juegos dentro la plataforma. Pero pese a la sentencia, Valve no está en nada de acuerdo con la resolución judicial.

LEER MÁS
Gabe Newell, CEO de Valve apuesta por que la realidad virtual sea inalámbrica en un futuro próximo

Se puede leer en el veredicto, que la legislación europea de bienes digitales permite “el libre movimiento de bienes dentro de la Unión Europea”. Esto incluye a los juegos y el software con o sin permiso de los creadores o vendedores originales.

Valve dice que Steam es una especie de servicio de suscripción, prohibiéndose la reventa. La sentencia rechaza este precepto, destacando que no cuentan con ningún sistema de suscripción. Destaca la sentencia que los videojuegos son los productos en venta. Así que Valve está incumpliendo la normativa europea y tendrá que corregir esta situación en tres meses, como máximo.

Como es lógico Valve no tiene el más mínimo interés en hacer cumplir la sentencia y planea una apelación. Un representado de Valve ha hablado con Polygon: “Estamos en desacuerdo con la decisión de la Corte de Primera Instancia de París y apelaremos el resultado.” Destacar que hasta que no exista en firme, no empieza a correr el plazo de tres meses.

Share.

About Author