NoticiasVideojuegos

What Remains of Edith Finch, una joya en el catálogo de Steam

Hay algunos títulos que se salen de lo convencional, que entienden el videojuego como un medio de expresión y exploran nuevas formas narrativas; What Remains of Edith Finch es uno de esos juegos.

En What Remains of Edith Finch, el jugador se convierte en observador y protagonista de una historia cuyos misterios se van desvelando mientras exploramos ese maravilloso laberinto que es la mansión de los Finch. Nos sumergimos en el realismo mágico de su universo para desenmarañar los orígenes y los mecanismos de la maldición que acecha a Edith, la última de los Finch, y que se remonta generaciones atrás.

La montaña rusa emocional que nos propone What Remains está deliciosamente construida: pasaremos de la tristeza a la satisfacción, nos perderemos en la casa para encontrarnos a nosotros mismos, con el único desafío de conseguir atravesar las puertas que encierran esas estancias cuyo acceso se nos niega al comienzo. Y no nos referimos a “puertas” solo en sentido literal; pasadizos o puzles oníricos son solo algunas de las formas de desbloquear espacios y recuerdos.

La decisión de Edith Finch de exponerse a la casa que contiene las respuestas, aunque puede que no las que espera, de la maldición de los Finch está a la altura de las más bizarras apuestas a exilio, solo que, esta vez, la recompensa es mucho más difusa y esquiva.

En este “walking simulator” no encontraremos grandes barreras que nos impidan el avance. Si lo comparamos con otro referente del género como es Gone Home, los puzles son todavía más escasos. Así, y dependiendo de cuanto nos recreemos en el mundo de Edith Finch, podemos completarlo en unas 3-4 horas. La satisfacción de ir descubriendo los detalles de las historias de los Finch y sus trágicos desenlaces, y la forma en la que se nos presentan, desata emociones completamente diferentes a las que estamos acostumbrados en otros juegos similares. Nunca estaremos a salvo de un cambio en el aspecto artístico, en el tipo de control, de juego, y todo ello encaja perfectamente en una narrativa sin parangón hasta la fecha.

LEER MÁS
Gravity 6, la nueva torre de grandes prestación de HBT+

Resulta increíble que historias tan oscuras estén tan llenas de vida. La creatividad de los creadores se manifiesta en una magia especial en la comunicación con el jugador y la forma en la que se nos presenta la información. Los textos sobreimpresionados en pantalla no solo no molestan, sino que se integran a la perfección en un juego cuyas fuentes beben más de referentes literarios que de otros títulos.

Los personajes son tan rocambolescos como definidos y se interrelacionan en formas inverosímiles, siempre con la casa como testigo, actor o referente. Esta mansión está repleta de vida y su diseño es lo más alejado al videojuego tradicional que te puedas encontrar. No hay muchos objetos con los que vayamos a interactuar, y parece estar concebida más como un museo que como un escenario interactivo. El paso de cada uno de los Finch entre sus paredes se nota en la decoración, en la forma en la que el espacio se ha ido llenando y todo rebosa detalles que evidencian el mimo con el que se ha desarrollado el proyecto.

Giant Sparrow ya había gustado con su debut, The Unfinished Swan, pero con What Remains of Edith Finch ha llevado el género a otro nivel, algo que justifica el apoyo recibido por parte de Sony. No se tardará mucho en hablar de un antes y un después de este título. Un videojuego que aspira a contar historias como nunca antes habíamos visto, desde puntos de vista que solo se pueden explorar con las mecánicas y los recursos narrativos que ofrece este medio.

Además de para PS4, What Remains of Edith Finch está disponible en Steam para PC por 19,95 €.

Mostrar más

Roberto Solé

Director de Contenidos y Redacción de esta misma web, técnico en sistemas de generación de energía renovables y técnico electricista de baja tensión. Trabajo delante de un PC, en mi tiempo libre estoy delante de un PC y cuando salgo de casa estoy pegado a la pantalla de mi smartphone. Cada mañana cuando me levanto cruzo el Stargate para hacerme un café y empezar a ver vídeos de YouTube. Una vez vi un dragón... ¿o era un Dragonite?

Publicaciones relacionadas

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba