ArtículosHardware

La escasez de componentes y crisis del PC Gaming explicada

Estamos actualmente sufriendo una escasez de componentes generalizadas en que está generando una crisis en el mundo del PC Gaming. Pero, ¿cómo ha podido pasar? ¿Cuándo se espera que se avabe?

En este artículo os explicamos el origen de este fenómeno que está haciendo que una gráfica no esté disponible con precios accesibles. Pero hay que tener en cuenta que no afecta solo a las GPUs, o las consolas y no está causada solamente por las criptomonedas. Es todo una serie de factores que han hecho que nos encontremos con fábricas que no pueden cumplir una demanda de componentes electrónicos.

Las fábricas de semiconductores, el foco del problema

Toda esa escasez de componentes y crisis del PC Gaming proviene de que por demandas de productos informáticos causados por la pandemia, las fábricas no están capacitadas para satisfacer la demanda. A ello se le une el efecto de la pandemia que no permite tener las fábricas en sus capacidades más altas de producción. También, nuestros hogares y vidas están más conectadas a la tecnología que nunca, con lo que cada vez hay más demanda de productos electrónicos.

La solución que han visto fabricantes que operan para terceros como TSMC o Global Foundries es construir más fábricas, pero al ser instalaciones muy grandes y sofisticadas, su construcción puede tardar años hasta que puedan producir. Intel tiene sus propias plantas de fabricación de semiconductores, con lo que esta crisis les ha afectado menos.

El silicio no da abasto para la mayor demanda

En esta crisis de los semiconductores también se ha achacado a la escasez del silicio. Pero es que la escasez del silicio va a seguir siendo una constante y va a ser un problema cíclico que no se va a superar siempre que se siga incrementando la demanda de productos electrónicos.

Ha sido que por el teletrabajo y las aulas digitales, mucha gente ha tenido que comprar ordenadores para uso propio en vez de uno compartido para toda la familia, lo que ha incrementado la demanda de PCs y routers. También han salido al mercado dos nuevas consolas: Xbox Series S y Series X, y PlayStation 5, que tienen gráficos de última generación y un SSD. Pero esos dos son solo unos de los muchos focos que han hecho que las fábricas no puedan satisfacer un incremento de demanda.

La minería de criptomonedas no es tan causante de que no puedas comprar una nueva tarjeta gráfica

Se culpa a la minería de criptomonedas como uno de los mayores causantes de la escasez que estamos sufriendo. Pero es muy difícil que estos sean unilateralmente los culpables de que no puedas tener una NVIDIA RTX 3080, y en un futuro una SSD. Los mineros se han hecho con gran parte de sus tarjetas gráficas gracias a la reventa y mercado de segunda mano, por parte de usuarios que han querido sacar un beneficio de su nueva tarjeta gráfica vendiéndola varias veces por encima del precio de mercado.

En 2017 estalló la anterior burbuja de Bitcoin y Ethereum, y sus precios han estado subiendo desde entonces. Para entonces, tarjetas gráficas como la AMD Radeon 7 o las RX 5700 XT apenas había stock. Por ello la relación directa entre escasez de GPUs y la subida de los precios de las criptomonedas no se puede demostrar. No significa que no tengan parte de la culpa, pero no se puede decir que sea culpa única y exclusivamente de los mineros de la escasez de stock.

Como la burbuja de las criptomonedas es cíclica, es de esperar que en cuanto los precios de Bitcoin, Ethereum y Chia bajen por sobreproducción y escasa demanda, bajen y la minería resulte menos atractiva durante años. Entonces en cuando podremos ver gráficas de nueva generación a precios realmente bajos, ya sea de segunda mano o nuevas porque muchas se han estado fabricando para satisfacer la demanda de la minería. Se puede esperar un stock de tarjetas gráficas a precios realmente bajos.

¿Cuándo se acabará la escasez de componentes y semiconductores?

Es la pregunta que muchos se hacen. Global Foundries y TSMC han comentado que su capacidad de producción aumentará a finales de 2021. Pero eso no será el instante en el que los productos informáticos volverán a ser accesibles en tema de precios y stock.

Debido a los pasos necesarios para su producción, pasarán varios meses hasta que este incremento de producción se note en el mercado, con lo que se espera que la crisis de la escasez de componentes se alargue hasta principios de 2022.

Es posible que una vez llegado el año 2022, se hayan asentado las fundiciones, se haya adaptado a la crisis de silicio y demás problemas que hayan causado la escasez en la que nos encontramos. Una de las futuras consecuencias es que podrá haber cierto exceso de stock de productos informáticos porque las fundiciones habrán producido muchas unidades de productos fáciles de hacer y accesibles. Un ejemplo de ello es que se especula con una reducción general de los precios de memoria RAM en todas sus variantes, con lo que será una buena oportunidad para aumentar la capacidad de RAM, o probar a conseguir módulos de memoria DDR4 o memoria DDR5.

Lo más probable es que los primeros productos que se recuperen de esta escasez de componentes sean los que más márgenes de beneficio puedan dar. Los productos de consumo de bajo nivel que tienen mucha demanda pero poca rentabilidad, como pueden ser los routers, serán de los productos electrónicos que más tarden en recuperar su producción hbitual.

Mostrar más

Benjamín Rosa

Madrileño cuya andadura editorial empezó en 2009. Me encanta investigar curiosidades que después os traigo a vosotros, lectores, en artículos. Estudié fotografía, habilidad que utilizo para crear fotomontajes humorísticos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba