Abierta en China, por parte de Intel, una nueva planta, la cual tendrá la misión de ensamblar los procesadores de la compañía y probarlos, para garantizar que estos están a la altura de la compañía.

Los últimos meses no han sido los mejores para Intel en cuanto a stock de procesadores, ya que hemos visto serios problemas para la compañía para ofrecer stock suficiente de procesadores Kaby Lake y Coffee Lake. Esto se debe a que prueban los procesadores y los ensamblan en dos plantas, pero para solucionar este problema, han iniciado los trabajos de ensamblado y test de los procesadores en una nueva planta en China, lo cual debería mejorar el stock de los actuales procesadores y de los futuros procesadores de la compañía.

Intel ha logrado resolver los problemas que tuvo hace unos meses y el suministro ya es óptimo, incluso, los procesadores se pueden encontrar por debajo del precio recomendado al cliente.

Hasta la fecha Intel estaba usando sus plantas en Malasia y Vietnam, para probar y ensamblar los procesadores Coffee Lake de seis núcleos. La compañía informo el pasado 28 de mayo, que los clientes podrán empezar a recibir los procesadores Core i7-8700K, Core i7-8700, Core i5-8600K, Core i5-8500 y Core i5-8400, con un ensamblaje y unas pruebas en Chengdu, China.

La compañía quiere garantizar que los procesadores que llegan al mercado ofrecen el rendimiento, la calidad y la fiabilidad adecuados, mediante las pruebas y el ensamblaje en diferentes instalaciones similares, por lo que no debe de existir un problema en cuanto a calidad final de un determinado producto.

Debemos destacar además que Intel próximamente empezara a comercializar nuevos procesadores, junto con placas base con un nuevo chipset. Estos nuevos procesadores, aún sin nombre, llegaran con ocho núcleos y que serán la cuarta familia de procesadores fabricados en 14nm y que se han bautizado como Whiskey Lake.

LEER MÁS
HP Z2 Mini G3, una workstation en un mínimo tamaño

Fuente: Anandtech

Share.

About Author

Leave A Reply