Nuevo lio en la órbita de Apple, en este caso por las pantallas OLED del iPhone X, que a largo plazo podrían mostrar en pantalla parte de una imagen que ya no está en la misma por un defecto en las pantallas.

Ha llegado al mercado ya de manera oficial el iPhone X, el primer terminal de Apple sin marcos y con pantalla OLED, una tecnología, que entre otras cosas, destaca por su gran calidad de contraste y saturación, pero también se caracteriza por desgastarse con el tiempo. La compañía, quiere que los usuarios que se compran este sobrevalorado terminal, podrían sufrir en un futuro persistencia de imagen, asi que la compañía de la manzana mordida, ha mejorado su página de soporte, para explicar cómo funciona la pantalla OLED de este nuevo terminal.

La compañía explica que ‘los ligeros cambios de color y tono’ que se dan cuando miramos la pantalla en ángulo, son perfectamente normales. Destacan también que las pantallas OLED presentan ligeros cambios visuales tras el uso y después de un periodo largo de tiempo, como pueda ser el mostrar una parte residual de una imagen de alto contraste, que se podría ver durante largos periodos de tiempo, incluso cuando en la pantalla ya tenemos puesta otra imagen o directamente, estamos en el escritorio del terminal.

No es algo nuevo de los iPhone X, esto también pasa en los Pixel 2 XL de Google con sistema operativo Android Oreo. Apple quiere adelantarse a las críticas y solventar asi las quejas de los usuarios y posiblemente, pasare la garantía por el forro. En el caso de Google, el problema apareció antes de lo esperado, según algunos informes, ya que este problema apareció apenas una semana después de tener el terminal en las manos, algo que deja claro que la tecnología OLED para smartphone está muy verde.

LEER MÁS
Intel hace oficial que ya tiene el proceso de fabricación en 10nm

Apple asegura que las pantallas son perfectas y que no van a tener estos problemas en un plazo corto de tiempo. Además, se ha añadido que ‘el diseño de la pantalla Super Retina para que sea la mejor en la industria en la resolución de la quema del OLED’. Las pantallas OLED del iPhone X son también fabricadas por Samsung, al igual que las del Pixel 2 XL, por lo que los problemas se podrían replicar. La pregunta es obvia, ¿por qué se utilizan tecnologías que no funcionan correctamente en terminales que valen una burrada?

Fuente: engadget

Share.

About Author